Colombia.com Bogotá Lunes, 05 / Mar / 2018

Retorna a juicio el ‘Chacal’ por un atentado en París hace 44 años

La condena se había definido en primera instancia a la pena máxima por un atentado con granada cometido el 15 de septiembre de 1974.

Retorna a juicio el ‘Chacal’ por un atentado en París hace 44 años
Foto. Captura de video.

El venezolano Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos "El Chacal", condenado en 2017 a cadena perpetua por un atentado cometido hace 44 años en París, se enfrentó nuevamente a la justicia francesa este lunes en su juicio en apelación.

También le puede interesar: Revista del Vaticano denuncia la explotación que sufren las monjas

Ramírez Sánchez, de 68 años, fue condenado el año pasado en primera instancia a la pena máxima por un atentado con granada cometido el 15 de septiembre de 1974 contra una galería comercial en pleno corazón de París, que dejó dos muertos y decenas de heridos.

Además de esta pena, "El Chacal", que fue durante años uno de los fugitivos más buscados del mundo, purga ya dos condenas a perpetuidad por un triple homicidio perpetrado en 1975 en París y cuatro atentados con explosivos cometidos en los años 1980, que dejaron 11 muertos y 191 heridos.

Fiel a sí mismo, el venezolano aprovechó la tribuna para reivindicar su lucha. Vestido con un elegante traje negro, entró a la sala de audiencias levantando el puño derecho, en actitud desafiante, antes de presentarse, como en sus anteriores juicios, como "un revolucionario de profesión".

Pero esta vez, "El Chacal", quien fue una figura emblemática de los grupos armados propalestinos de los años 1970 y 1980, se dirigió ante una sala medio vacía. Los magistrados rechazaron además su pedido de que se filmara el juicio para salvaguardar la "memoria" de los procesos históricos, sosteniendo que el interés público había disminuido "drásticamente" en los últimos años.

Carlos, quien admite "haber matado a 80 personas con sus propias manos" en nombre de la "resistencia palestina", niega rotundamente toda implicación en el atentado cometido contra la galería comercial Drugstore Publicis del bulevar Saint-Germain, en el que una granada fue lanzada de manera indiscriminada contra la multitud.

Los jueces concluyeron en 2017 que "todos los elementos reunidos durante la investigación convergían en él", pero sus abogados sostienen que no existen pruebas concluyentes que lo vinculen con el ataque.

"Este caso está plagado de enormes inconsistencias: testigos manipulados por los servicios de seguridad, mentirosos, pruebas falsas", dijo a la AFP Francis Vuillemin, uno de los abogados históricos del venezolano, junto a Isabelle Coutant-Peyre, con quien contrajo matrimonio religioso en 2011.

"Vamos a desentrañar todo y pedir que sea absuelto", agregó Vuillemin.

- 'La violencia se impone a ti' -

Con este nuevo juicio, la justicia francesa vuelve a remontar el tiempo hacia otros años de "plomo", los de las décadas de 1970 y 1980, cuando Europa sufría acciones terroristas antiimperialistas en nombre de la causa palestina.

En los años 1970, Carlos participó en numerosas operaciones espectaculares, entre ellas la toma de rehenes de 11 ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena en diciembre de 1975.

Fue detenido en un operativo dirigido por los servicios secretos franceses en Sudán en 1994. Desde entonces está entra las rejas.

Ante la corte, Carlos relató su infancia en el seno de una familia venezolana acaudalada. Su padre, un abogado marxista, llamó a sus otros dos hijos Lenin y Vladimir. Contó también el despertar de su compromiso con la ideología comunista y posteriormente con la lucha armada, primero en campos propalestinos en Jordania y luego en Europa, al servicio del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

"No decides un día optar por la violencia, sino que se impone a ti. Los bombardeos israelíes me convirtieron en un militante de la causa palestina", explicó. "Nadie ha ejecutado a más personas por esta causa que yo. A mi edad, me pregunto cómo pude salir vivo", añadió.

El abogado general le pidió ejemplos de sus crímenes. Cuando le preguntó si admitía haber matado a dos policías y a un informante libanés en 1975 en París, respondió "claro que sí".

- Su último juicio -

Para la acusación, el atentado contra el centro comercial Drugstore Publicis estaba conectado con una toma de rehenes en curso en la embajada francesa en La Haya y protagonizada por el Ejército Rojo japonés, un grupo armado nipón de extrema izquierda.

El Ejército Rojo japonés estaba ligado a al FPLP, del que Carlos se había convertido en uno de sus brazos armados en Europa.

En las audiencias de primera instancia, varios testigos apoyaron esta tesis, incluyendo un excompañero de armas, el alemán Hans Joachim Klein, que aseguró que el propio Carlos le contó que fue él quien arrojó la granada.

El veredicto de este juicio, que es la última cita con la justicia francesa prevista para "El Chacal", será anunciado el 16 de marzo.

AFP