Japón advierte de "un número extremadamente alto de víctimas"

El Gobierno de Japón advirtió de que el terremoto ha causado un número "extremadamente alto" de víctimas, 137 según el último recuento oficial, y pidió la población que esté preparada para nuevas réplicas de gran intensidad.

El Gobierno de Japón advirtió de que el terremoto ha causado un número "extremadamente alto" de víctimas, 137 según el último recuento oficial, y pidió la población que esté preparada para nuevas réplicas de gran intensidad.

El tsunami que se produjo a continuación habría dejado al menos otros 200 muertos en la ciudad de Sendai, según las autoridades provinciales.

El terremoto de 8, 8 grados en la escala de Richter ha provocado numerosas muestras de apoyo y condolencia por parte de la comunidad internacional.

Paralelamente las bolsas de Asia, que tuvieron fuertes pérdidas, hicieron temblar en los mercados europeos a las reaseguradoras, que deberán afrontar cuantiosas indemnizaciones por los daños causados.

Mientras tanto, en la localidad japonesa de Miyagila la policía señaló que se han encontrado entre 200 y 300 cadáveres en las zonas costeras de la ciudad de Sendai, capital de la provincia a consecuencia del tsunami.

A esto se suman docenas de desaparecidos, entre ellos los cerca de cien pasajeros de un barco que fue arrastrado por las aguas en la costa oriental, poco después de haber partido del puerto de Ishinomaki, en la provincia de Miyagi.

También hay numerosos heridos, entre ellos cerca de 60 sólo en Tokio, donde el terremoto ha hecho temblar los edificios, ha paralizado el servicio de metro y ha bloqueado las líneas de celular, según las autoridades locales.

Esta ha sido una de las zonas más afectadas, ya que el epicentro del temblor se situó en el Océano Pacífico a 130 kilómetros de su costa, a una profundidad de 20 kilómetros.

El terremoto también provocó cerca de 80 incendios en el norte y el este del archipiélago que obligaron a numerosas plantas industriales a suspender la producción.

Otros grandes grupos nipones como Toyota, Sony o Nissan también cerraron las plantas de la zona y evacuaron a sus empleados.

El gobierno metropolitano de Tokio ha informado de que ha establecido varios refugios en la ciudad para aquellos que no puedan llegar a sus viviendas, mientras una multitud acudía a las tiendas de alimentación para aprovisionarse ante la perspectiva de una larga noche.

El servicio del "Shinkansen" o tren bala japonés, después de suspenderse totalmente tras el seísmo, se ha restablecido entre las ciudades de Tokio y Osaka, pero sigue bloqueado en el resto de la zona noreste del archipiélago.

Las autoridades tratan de localizar el paradero de un tren que viajaba entre las ciudades de Sendai e Ishinomaki, con un número indeterminado de pasajeros y con el que no se ha logrado contactar tras el temblor.

Un portavoz del aeropuerto internacional de Narita, en Tokio, que suspendió su actividad tras el terremoto indicó a Efe que desde las siete de la noche hora local (10.00 GMT) se está permitiendo la salida de vuelos, aunque las llegadas siguen paralizadas y los vuelos se han desviado a otros aeropuertos más alejados.

Japón ha declarado el estado de emergencia de energía atómica y once reactores nucleares se encuentran cerrados aunque no se han detectado fugas radiactivas.

"Partes de las centrales nucleares se apagaron automáticamente tras el terremoto", relató en rueda de prensa el primer ministro nipón, Naoto Kan.

Mientras tanto las reacciones de condolencia y ayuda se suceden así, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, envió este viernes un mensaje de solidaridad y aseguró que la institución "hará todo" por ayudar a ese país a superar el desastre.

"Japón es uno de los países más generosos y uno de los grandes benefactores de ayuda en el mundo. Haremos todo lo que podamos para ayudarles en este momento", afirmó el responsable de la ONU.

Desde Bruselas la Unión Europea, UE, expresó "su solidaridad y condolencias al pueblo japonés en este difícil momento", y está preparada para ayudar a Japón "de cualquier forma posible, en caso de que sea necesario",

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mostró hoy la plena disposición del país a "ayudar al pueblo de Japón" al mismo tiempo que reconoce los lazos "irrompibles" de amistad entre ambos países. EFE

Artículos Relacionados

+ Artículos