Por: David Ferrer • Colombia.com

Facturación electrónica salva el negocio de Doña Segunda: Vuelve al ruedo

Después de una clausura temporal por no emitir facturas electrónicas, el icónico piqueteadero Doña Segunda del barrio 12 de octubre vuelve al ruedo gracias a la ayuda tecnológica de una startup colombiana.

Foto: Alcaldía de Bogotá
Foto: Alcaldía de Bogotá

Después de una clausura temporal por no emitir facturas electrónicas, el icónico piqueteadero Doña Segunda del barrio 12 de octubre vuelve al ruedo gracias a la ayuda tecnológica de una startup colombiana.

El viernes 21 de junio, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) decidió clausurar varios establecimientos, incluyendo el piqueteadero Doña Segunda, ubicado en la plaza de mercado del barrio 12 de octubre, debido a que no emitían facturas electrónicas. 

El incidente ganó notoriedad nacional, y doña Segunda expresó su frustración, explicando que había tenido problemas con la emisión de facturas electrónicas durante algunos días. Estaba angustiada porque el cierre significaba tres días sin ingresos para su negocio.

Para resolver la situación, las hijas de doña Segunda buscaron ayuda y la encontraron de manera efectiva. Gracias a la intervención de la startup colombiana Tiendana, especializada en tecnología, el piqueteadero recibirá seis meses de facturación electrónica gratuita.

Esta iniciativa incluye capacitación, asesoría, instalación y puesta en marcha del sistema, lo que permitirá un ahorro significativo para el negocio.

Víctor Abril, CEO y fundador de Tiendana, anunció la noticia en una entrevista con Infobae Colombia. Explicó que, tras una reunión con las hijas y nietas de doña Segunda, les presentó el software simplificado de Tiendana. 

Abril detalló que el problema inicial con la DIAN probablemente se debió a la falta de emisión directa de facturas electrónicas. Según él, la normativa actual exige la emisión de facturas para todas las transacciones, sin excepción, y la DIAN realiza inspecciones para asegurar su cumplimiento.

Además, Tiendana implementó un menú en línea integrado con el sistema de facturación, permitiendo gestionar pedidos a domicilio de manera más eficiente. Antes de esta intervención, el negocio no contaba con un registro de llamadas, lo que ahora ha sido solucionado y está integrado con los puntos de venta y la fábrica, mejorando significativamente la gestión y reduciendo las filas en el establecimiento.

En conclusión, la intervención de Tiendana no solo solucionó el problema de facturación electrónica de doña Segunda, evitando el cierre del negocio, sino que también optimizó varios aspectos operativos del piqueteadero, asegurando su continuidad y mejorando la experiencia tanto para los empleados como para los clientes.