Colombia.com Bogotá Miércoles, 04 / Ene / 2017

Alias 'Pastor Alape' esperó 14 horas en un hospital de Bogotá

Mientras los integrantes de las Farc festejaban el fin de año en Cuba, el líder guerrillero tuvo que experimentar la negligencia del Sistema de Salud colombiano

Alias 'Pastor Alape' esperó 14 horas en un hospital de Bogotá
Foto: Tomada de Facebook

Félix Antonio Muñoz, alias 'Pastor Alape', recibió el año nuevo en la sala de espera de un hospital en Bogotá. Por primera vez se enfrentó a la problemática que vive el país para poder ser atendido en un centro médico tras el paludismo que padeció.

Su compañera, Samy Flórez, la joven guerrillera que lo ha acompañado en diversos escenarios, estuvo con Alape durante las 14 horas de espera, desde su ingreso, a las 7 de la noche del 31 de diciembre. Después de concluir con los trámites de ingreso, el médico de turno le hizo el chequeo y sus respectivas formalidades. 

Te puede interesar: ¿Guerrilleros de las Farc de ‘parranda’ con delegados de la ONU?

"Al manifestarle más de 20 afecciones de malarie en mi vida; ordenó las pruebas, suministraron la consabida dosis de acetaminofén y amablemente –todas y todos fueron muy amables- orientaron sentarme a esperar los resultados”, relató Alape.

Tras ser atendido, su calvario inició cuando 3 horas después le confirmaron que se trataba de una infección de malaria, con un "tétrico" diagnóstico, que genera síntomas de "anemia severa, colapso cardiovascular, presencia de hemoglobina en la orina y aparición de líquido en los pulmones, fallas renales o hepática y por último la muerte".

Te puede interesar: Las FARC celebran su última Navidad en armas

El guerrillero hizo la comparación entre el sistema de salud colombiano y las atenciones que recibían los guerrilleros en el monte. "En la vida guerrillera se detecta la infección e inmediatamente se inicia el tratamiento"; de hecho, los medicamentos tratantes eran con base en quina para atacar el paludismo. Además, entre ellos se cuidaban y estaban pendientes de quien estuviera enfermo.

"Amaneció y seguí esperando el medicamento que no estaba disponible, que debían buscarlo con la Secretaría de Salud del distrito, que requería de permiso especial del Ministerio de Salud”, relató el líder guerrillero.

Finalmente, su vía crucis terminó, "al fin a las 12 y 20 me suministraron la primera dosis. Habían pasado 14 horas y 20 minutos de detectada la infección de malaria", asegura Alape, quien no pudo pasar un "feliz" fin de año, mientras sus compañeros festejaban en las montañas de Colombia y cenaban en Cuba.