Actualización: Dom, 17 / Nov / 2019 7:55 pm
Colombia.com Bogotá Dom, 17 / Nov / 2019 7:27 pm

Cuatro (imperdonables) errores de Terminator: Destino Oculto

La cinta cometió algunos errores que no convencieron para nada a la audiencia.

Cuatro (imperdonables) errores de Terminator: Destino Oculto
Algunos aspectos de la película fueron simplemente absurdos. Foto: Twitter

El pasado 31 de octubre se estrenó en Colombia Terminator: Destino Oculto. Aunque las escenas de acción y los efectos especiales son buenos y  cumplen con su cometido, la película dejó de lado todo el canon original, se arriesgó demasiado al presentar a un nuevo y por completo desconocido salvador de la humanidad y repitió la fórmula de la entrega de 1991. Una apuesta difícil de ganar teniendo en cuenta varios absurdos dentro de la trama.

Aunque la película prometía ser el regreso triunfal de James Cameron a la saga de ciencia ficción que impulsó su carrera en 1984 y continuar con la historia desde Terminator 2: el juicio final, sin tener en cuenta las películas más recientes (Terminator: Salvación, Terminator: la rebelión de las máquinas y Terminator: Génesis), su desempeño en taquilla no fue el mejor y puede que se deba a estas razones:

ALERTA DE SPOILERS

1. “Borrón y cuenta nueva”

La película inicia en una playa de Guatemala poco después de lo visto en Terminator 2: el juicio final y los espectadores pueden observar a John y a Sarah Connor disfrutar de una vida tranquila, tras derrotar a la Skynet, sin embargo, de la nada, aparece un nuevo T-800 y “Hasta la vista John”, hasta ahí llegó el salvador del mundo.

Esto es lo primero que incomoda en la película. Se entiende que ya es bastante lo que se ha hablado de John Connor en las entregas más recientes y que se quiera dar un nuevo aire a la franquicia, pero al ser el foco de la saga y en muchas formas el pilar de la franquicia, no se debe borrar y menos de una manera tan simple. Si Cameron no quería tocar a este personaje debió inventar otra manera de mantenerlo al margen de la historia. Al eliminarlo por completo lo que hizo fue invalidar toda la trama desde The Terminator (1984). 

La manera que encuentra la producción para explicar tan prematura desaparición fue la de que con lo sucedido en Terminator: el juicio final y la destrucción de Skynet, se creó un nuevo futuro en el que ni John ni Sarah eran importantes, ya que el sistema enemigo era uno nuevo llamado Legion. Mismo destino, distinto verdugo. Una excusa un tanto forzada, teniendo en cuenta que si esto fue así ¿Quién envió al T-800 que acabó con John y con qué objeto si la amenaza para Legion era otra?

2. ¡Alerta! Batería baja

Grace, el personaje interpretado por Mackenzie Davis y la protectora de Dani Ramos (Natalia Reyes), es una “humana con mejoras” que debe velar por el bienestar de la futura comandante de la resistencia. Aunque cuenta con habilidades excepcionales tiene un defecto que saca de quicio. Después de un corto periodo en combate debe recargarse o de lo contrario de desactiva.

A pesar de su tecnología moderna solo es útil para combates cortos por cuenta de las limitaciones de su batería, aspecto que en el caso del T-800 nunca fue un problema. Por esta razón, en algunas partes de la película, el personaje de Davis se convierte más en una carga que en un aliado útil

3. ¿Una máquina con sentimientos?

El personaje de Arnold Schwarzenegger permaneció en el misterio durante parte de la cinta, luego, resultó que de manera anónima mantenía comunicación con Sarah Connor a quien le indicaba los lugares en los que aparecerían nuevos exterminadores. ¿Pero de quién se trataba?

Resultó ser el mismo T-800 (envejecido, claramente) que acabó con John Connor y que, para aliviar sus culpas, ayudaba a Sarah a encontrar un propósito en la vida eliminando terminators. ¿Muy loco?

Ahí no para la cosa. Después de “exterminar” a John, el T-800 forma un hogar, cría a un hijo (Que no es de él), va de vacaciones en familia y, por si no fuera suficiente, se dedica a la decoración de interiores y la fabricación de cortinas. Apague y vámonos.

4. Una trama que no cautivó

El gran fallo en la película estuvo en querer repetir la fórmula de 1991 en una época que no es la misma y con una historia sobrecargada de personajes. Las escenas de acción son el fuerte de la cinta pero la trama de fondo no logra atrapar al público porque en primer lugar no se explora a fondo al personaje de Dani Ramos (Natalia Reyes) que a pesar de ser el centro del nuevo relato se ve opacado por los personajes de acción como el T-800 y Grace. Y en segundo lugar, la historia recae en puntos comunes que hacen realmente tediosas a algunas escenas.

Además, algunos de los elementos mencionados en los puntos anteriores, desconcentran de tal manera de la trama que aunque los efectos y las explosiones se destacan por su calidad, hay una duda que siempre está atravesando la mente de los espectadores “¿Cómo podrán salvar a esta franquicia?"

Alejandro Poveda - Colombia.com