Lunes, 22 / Ago / 2005

Romero reafirma continuidad de los Juegos Bolivarianos

(EFE) El venezolano Fernando Romero, presidente de la Organización Deportiva Bolivariana (ODEBO), afirmó que los Juegos Bolivarianos continuarán "por varios cientos de años más".

Romero hizo esta declaración durante la ceremonia de clausura de los juegos celebrados en Colombia, en respuesta a los insistentes comentarios que mencionaron una eventual desaparición de la competencia ante el poco interés de los países o la falta de recursos para los deportistas.

"Quiero decir a la voces agoreras que he escuchado por ahí, que llevamos 67 años de existencia y que se preparen, porque vamos a seguir por cientos de años más", enfatizó.

Romero explicó que los juegos son "una muestra de aprecio y admiración por el único libertador de seis países", en referencia a Simón Bolívar (libertador de Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela) y dijo que "solamente eso bastaría para justificarlos",

"Además de eso, deportivamente están plenamente justificados, porque es la oportunidad para que nuestros países presenten a sus deportistas en competencia", añadió.

El máximo dirigente de la ODEBO aclaró, además, que la organización no proclama a un país ganador, sino "a atletas, en estricto cumplimiento de la Carta Bolivariana".

"Así que aquí tenemos a un montón de ganadores, no es buena ni conveniente la contabilidad general, decir que tal país ganó los juegos", acotó.

Romero también dio "las gracias y congratulaciones a la magnífica gente del Eje Cafetero" colombiano "por su apoyo y preocupación por los juegos".

"Ha sido una gesta impecable, maravillosa, que nos ha llenado a todos de satisfacción y orgullo", concluyó.

Los juegos se cerraron, luego de diez días de competencias, con la duodécima victoria consecutiva de Venezuela, país que sumó 179 medallas de oro, contra 173 de Colombia, que ocupó la segunda posición.

Los XV Juegos Bolivarianos se celebraron en las ciudades colombianas de Armenia y Pereira, y en las subsedes de Cartagena y Bogotá.
EFE