Colombia.com Bogotá Lunes, 02 / Jul / 2018

Seguidores se unen para pedirle al Padre Linero que no abandone el sacerdocio

El padre Alberto Linero es reconocido no solo por su particular forma de predicar sino por su gusto por el fútbol y su personalidad.

Seguidores se unen para pedirle al Padre Linero que no abandone el sacerdocio
Foto: Twitter Alberto Linero

En Colombia es muy común escuchar "Tú sabes" y relacionar esta frase con los mensajes de un sacerdote barranquillero, hincha del Unión Magdalena y que se emociona, a veces de más, al tratar de llegarle a los jóvenes con la palabra de Dios.

En días en que es tan difícil discernir el mensaje religioso, Alberto Linero se ha convertido en la voz para construir una prédica diferente. Con su lema 'El Man está vivo', Linero ha llegado a los jóvenes, formado familias y ha mantenido un mensaje fuerte.

Religioso o no, ha sido el líder de una comunidad que este domingo 2 de julio se unió con un fin único: convencerlo de que no deje el sacerdocio y que, si lo hace, no deje de ser el guía que construye mensajes de aliento para todo momento.

Con el hash tag #PLineroNoTeVayasTuSabes miles de seguidores de este sacerdote mostraron su apoyo a Linero, luego de que se diera a conocer que había pedido oración porque necesitaba pensar si dejaba el sacerdocio.

Alberto Linero está próximo a cumplir sus 50 años y aceptó, en una entrevista con el diario El Tiempo, que se encuentra en un año sabático y que está abierto a la posibilidad de dejar el sacerdocio y "ver la vida de otra manera".

En otro aparte de la entrevista, el sacerdote dice que desde los 16 años se enamoró de Jesús y es muy enfático: "Siempre seré un predicador de la palabra de Jesús, yo estoy enamorado de ese man. Puede que deje de ser sacerdote, pero no de llevar su palabra".

"Hay decisiones que pertenecen al corazón que, en oración, discierne...", publicó el Padre Linero en su cuenta de Twitter luego de recibir mensajes y peticiones en esta red social, que pronto se convirtieron en trending topic.

Lo cierto es que la comunidad que sigue sus mensajes y que ha abierto un espacio para una religión en su vida, ha mostrado que lo seguirá sin necesidad de que sea un sacerdote.

Liliana Matos