COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR

Por: Leonardo Alarcón • Colombia.com

Liverpool: Jürgen Klopp se despidió de Anfield, con victoria ante Wolverhampton

El estadio Anfield Road, en Liverpool, sirvió de escenario para el juego por la última fecha de la Premier, entre Liverpool y Wolverhampton.

Abrazo de despedida entre Luis Díaz y Jürgen Klopp. Foto: EFE
Abrazo de despedida entre Luis Díaz y Jürgen Klopp. Foto: EFE

El estadio Anfield Road, en Liverpool, sirvió de escenario para el juego por la última fecha de la Premier, entre Liverpool y Wolverhampton.

Y llegó el día: 3,145 jornadas después de haber anunciado su llegada a Anfield Road, Jürgen Klopp estuvo en el banco de Liverpool por última vez, después de un título de Premier, una Liga de Campeones, una Copa Mundial de Clubes y varios segundos y terceros lugares, además de una FA Cup y dos Carabao Cup.

Klopp devolvió al cuadro rojo a lo más alto, luego de varios años de permanecer perdido en medio de la altísima competitividad de la que es, seguramente, la mejor liga de fútbol del mundo. Hoy, cuando su equipo enfrentaba, por la última jornada de la Premier, al Wolverhampton Wanderers, el resultado pasó a un segundo plano, pues el protagonista no podía ser otro que el llamado ‘cara de música’.

En cuanto al juego, Luis Díaz, el guajiro, que pudo haber jugado también su último partido en Anfield, pues hay posibilidades de dejar Liverpool, fue titular y jugó 70 minutos, en los que fue el de siempre: Combativo, encarador, fuerte el uno contra uno y siempre pendiente de cómo asistir a sus compañeros.

Salió al minuto 70, dejando su lugar al uruguayo Darwin Núñez y, al cruzar la línea de cal del lateral, se fundió en un profundo abrazo con su entrenador, ese mismo que pareció enamorarse del guajiro cuando lo vio en la fase de grupos de la Liga de Campeones 2021/22, cuando su equipo chocó ante el Porto de Portugal.

El partido terminó con victoria para el local, por 2 a 0, con goles de Alexis Mac Allister al minuto 34 y Jarell Quansah 6 minutos después. El conseguido por el inglés de 21 años, resultó ser el último gol que celebraría el alemán llegado desde el Borussia Dortmund, en octubre de 2015.

Los últimos minutos no fueron para los jugadores en el rectángulo, sino para el alemán y su hinchada, que lo despedía de forma escalofriante, cantando en una sola voz y con cientos de mensajes de agradecimiento a aquel que, cuando llegó, marcó la diferencia con otros entrenadores, llamándose a sí mismo ‘The normal one’.