Copa Libertadores

Por: Leonardo Alarcón • Colombia.com

Copa Libertadores: Atlético Nacional y un partido que resultó histórico, en su camino al título

El 19 de mayo de 2016, Atlético Nacional recibió en Medellín a Rosario Central, por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Nacional levantó la Libertadores 2016. Foto: Twitter Tiagoaristi
Nacional levantó la Libertadores 2016. Foto: Twitter Tiagoaristi

El 19 de mayo de 2016, Atlético Nacional recibió en Medellín a Rosario Central, por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

El 19 de mayo es un día especial para los hinchas de Atlético Nacional, pues recuerda una gesta que, sin saberlo, resultó histórica, para el último baño de gloria internacional, de un equipo que atraviesa un complejo proceso de renovación, en el que han caído hasta sus dirigentes.

Y es que un día como este, pero de 2016, Atlético Nacional avanzaba a las semifinales de la Copa Libertadores, tras dar un paso fundamental en aquel torneo en el que un equipo dirigido por Reinaldo Rueda, llegaría al partido definitivo y, además, terminaría ganándolo para hacerse con las segunda Libertadores de su historia y renovando así el membrete de ‘grande’ del continente.

Este fue el partido de vuelta, en el estadio Atanasio Girardot de Medellín y ante Rosario Central de Argentina, que había vencido en la ida por la mínima diferencia. Era un jueves y el balón rodó sobre las 8:45 de la noche, hora de Colombia. Nacional llegó a esta fase tras vencer a Huracán, mientras que el canalla había dejado atrás a Gremio.

Y todo parecía complicarse el doble pues, apenas sobre 9 minutos Gastón Rubén marcó para la visita, poniendo el global 2 a 0. Sin embargo el verde volvió a la vida justo al cierre del primer tiempo, gracias a Macnelly Torres y un gol en el 45+2, tras el que los jugadores se retiraron al vestuario.

Al regreso Nacional siguió presionando y encontró el gol al minuto 50, gracias a Alejandro ‘lobo’ Guerra, poniendo el juego 2 a 1 y el global empatado a 2, por lo que parecía que todo terminaría definiéndose con lanzamientos desde el punto de penal. Los argentinos se dedicaron a quemar tiempo, alargando el partido, lo que desesperaba a los colombianos, que buscaban el triunfo definitivo.

Y entonces, sobre el 90+5, cuando ya no había forma de agregar más tiempo, apareció un legendario Orlando Berrío marcando el 3 a 1 definitivo quien, celebrando a rabiar el gol, luego de varios minutos de tensión, le dio el paso a la semifinal al verdolaga, que ahora debía medirse con São Paulo y después cerrar de forma histórica ante Independiente del Valle.