Colombia.com Bogotá Martes, 19 / Jun / 2018

Un Mundial tan improbable que resulta hermoso

Se terminó la primera ronda del Mundial de Rusia 2018 y las 32 selecciones que participaron sin duda alguna no esperaban encuentros con resultados tan improbables como los vistos en primera ronda. Análisis.

Un Mundial tan improbable que resulta hermoso
Mundial de Rusia 2018. Foto: AFP

Todos esperábamos con ansías el Mundial de Rusia 2018 y la espera llegó a su fin con el pasado 14 de junio cuando las selecciones de Rusia y y Arabia Saudita se enfrentaron en la inauguración dejando como gran vencedor al combinado local que se impuso contundentemente con un 5-0.

No dejes de leer: Falcao envió mensaje a todo el país

Sin embargo, este resultado por enorme que parezca, no estaba fuera de los papeles de muchos ya que Arabia Saudita era una de las selecciones más discretas que llegaban a Rusia; La sorpresa se dio con los siguientes encuentros y con resultados que seguramente ni el estadista con más experiencia hubiese planificado.

Un partido que perfectamente pudo ser la final

 

Las selecciones de España y Portugal se midieron en lo que para muchos era el encuentro más interesante de toda la fase de grupos y este título no se lo ganó porque sí, eran dos colosos, dos gigantes, dos titanes  que lucharían a muerte,  ya que de un lado se paraba una selección campeona del mundo y con una base fuerte en donde destacan jugadores como De Gea, Ramos, Piqué, Iniesta, Isco, Silva y Costa; mientras que del otro lado estaba la actual campeona de la Europacopa y que entre sus filas tenía al cinco veces ganador de un Balón de Oro, el 7 del Madrid Cristiano Ronaldo.

El partido que tuvo grandísimas emociones y que para muchos puede ser el mejor encuentro del Mundial, dejó un empate que si bien sobre el papel no deja nada más que un punto para cada selección, para todos de un recordatorio que el fútbol se debe jugar con ganas, esfuerzo, talento y huevos.

El encuentro lo inició ganando Portugal al minuto 4’ con gol de Ronaldo, España empató al minuto 24’a través de Diego Costa, los ‘lusos’ volverían ponerse adelante al 44’ nuevamente con Ronaldo, pero la felicidad no duró mucho ya que en el minuto 55’ Costa también demostró su buen momento. España daría la sorpresa al anotar al minuto 58’ a través de Nacho Fernández.

Cuando todo se daba por terminado y a falta de dos minutos Cristiano Ronaldo anotó y dejó a todos sin aliento. Sin duda alguna un partidazo.

Los vikingos que detuvieron al mejor del mundo

 

A todas las personas les gustan las historias en las que el pequeño, débil, poco conocido y sufrido protagonista logra hacer una hazaña frente al gigante, imponente y reconocido rival que se les para al frente y que desde un inicio se mostraba como un claro ganador.

Pues si bien este cuento tuvo dos protagonistas parecidos, enfrentó a la selección de Islandia que participaba por primera vez en su historia en un Mundial de Fútbol y por el otro lado estaba la selección de Argentina, una de las candidatas con más historia y que cuenta en sus filas con uno de los mejores jugadores del planeta, Lionel Messi.

Con sacrificio, fuerza y defendiendo hasta el final, la selección de Islandia logró algo que para muchos terminó imposible, empatarle a Argentina cuando está se fue adelante en el minuto 19’ con un remate de Sergio Agüero. ‘Los vikingos’ demostraron que se pueden lograr grandes hazañas y que ningún rival es lo suficientemente grande como para no poder sorprenderlo y derrotarlo.

Un genio descubrió la fórmula para hacerse invencible

 

La selección mexicana hizo historia y venció a la actual campeona del mundo y la favorita de muchos, la selección alemana en un encuentro que se ganó desde el banquillo y que con un genio como Juan Carlos Osorio encontraron la fórmula para cambiar la historia.

En un partido en el que ni los mismos mexicanos podían augurar una victoria,  la ‘tri’ salió al campo con ímpetu, con soberbia, con el respeto que se le debe tener a un grande, pero con la confianza para poder hacerlo quedar mal y mostrarlo en algunas ocasiones débil y sin fútbol, como todo un matador que puso su capote y el toro simplemente se dejó llevar.

Con la prensa e hinchada en contra, Juan Carlos Osorio en un solo partido logró cambiar todos esos comentarios negativos por aplausos y venías para una selección que de menos a más se convirtió en una de las favoritas del grupo y una de las selecciones con más chances para clasificar a la siguiente ronda.

Ni joga bonito ni victoria

 

La selección de Brasil que también es una de las grandes y más firmes candidatas a conquistar el anhelado trofeo, no pudo imponerse de la forma que quería ante la selección de Suiza que con planteamiento ordenado logró opacar el fútbol ofensivo del jugador más costoso del planeta, Neymar Jr.

Coutinho logró abrir el marcador y muchos ya vaticinaban una inminente goleada por parte de la ‘canarinha’, sin embargo, lo hermoso del fútbol es lo improbable y sorpresivo que puede llegar a ser y sería el jugador suizo Steven Zuber el que sellaría el empate y las ganas de Brasil de consolidarse con una victoria.

Esta generación de Brasil carga sobre sus hombros la historia magnífica historia que los ha llevado a levantar en cinco ocasiones la Copa Mundial, tiene como obligación ser campeón para poder mandar al baúl de los recuerdos aquella derrota dolorosa 7-1 en su casa en la semifinal del Mundial del 2014.

Japón dio la sorpresa y Colombia no sale de su asombro

 

Otro de los juegos que dejó muchos comentarios fue el de la selección Colombia y la selección de Japón, un partido en el que los ‘cafeteros’ eran favoritos pero que terminó siendo un durísimo golpe por parte de los asiáticos.

Japón solo necesitó de tres minutos para poder cambiar todos los planes de seleccionador José Néstor Pékerman que no solo tuvo que soportar la presión de estar abajo en el marcador, sino que debía hacerlo con un jugador menos.

Pese a que el empate momentáneo llegó en los pies de Juan Fernando Quintero, Japón dominó el partido, el ritmo del encuentro y el esférico, mientras que Colombia luchaba hasta más no poder para generar opciones de gol. El sacrificio no fue suficiente ya que no solo Egipto se ponía adelante sino que Colombia cayó en un momento de impaciencia que no terminó en nada.

El Mundial es una composición de selecciones históricas, grandes, favoritas, soñadoras, luchadoras, talentosas, incrédulas, discretas y sorprendentes, todas estas sueñan con hacer historia, con mantener la fiesta viva en sus países, con poder estar arriba en la clasificación y lograr la clasificación.

La primera ronda del Rusia 2018 dejó en claro en el fútbol no hay nada escrito, cualquier cosa puede pasar, que el fútbol como deporte es sorprendente pero como colectivo es maravilloso. Se terminó la primera ronda y queda una nueva tanda de partidos en los que voy a ser sincero, volveremos a tener sorpresas, esas mismas que nos sacan una sonrisa de incredibilidad y un suspiro de satisfacción.

También puedes ver:

 

Pablo Alejandro Figueroa Paez - Colombia.com