Colombia.com Bogotá Miércoles, 07 / Sep / 2016

Soy cristiano y respaldo el matrimonio igualitario

El matrimonio igualitario es un hecho que ha generado controversia en el país y ha sacado lo peor de los dos bandos, si así se le puede llamar, en disputa por esta ley que se quiere implementar. 

Soy cristiano y respaldo el matrimonio igualitario
Foto: Archivo

Los unos reclaman que el matrimonio solo es para hombre y mujer y los otros que merecen el derecho de casarse siendo parte de la comunidad LGBTI.

Puedo decir que no estoy de un lado ni de otro, a pesar de ser cristiano. Pero sí quiero expresar varios puntos de vista en donde estoy a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y que no hay por qué negarles ese derecho.

Te puede interesar: Calladito se ve más bonito.

En primera instancia, quiero traer a colación que el argumento principal de los que están en contra del matrimonio igualitario es la Biblia y que esta habla en Génesis 2: 24:

 “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.” Y en Mateo 19: 4-6 “¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.”

Sin embargo, no podemos obligar a que las personas crean esto. Yo lo creo porque así me lo han inculcado y así lo quise, pero no podemos pretender que todo un país esté de acuerdo con este pensamiento y ya es problema de cada quien si decide creer en Dios y su palabra. 

Por otro lado, cabe recordar que el país no se rige bajo la Biblia sino por la constitución y que en Colombia está por encima los derechos humanos antes que las creencias religiosas al ser nuestro país un Estado laico. 

Teniendo esto en cuenta, por más que haya una gran cantidad de personas que quieran que se haga lo que en la Biblia está escrito, es imposible. 

Como hijo de Dios y seguidor de Jesús he aprendido que por sobre todas las cosas está el amor, y que lo único que la comunidad creyente está logrando es que nos vean como homofóbicos y excluyentes, algo estaremos haciendo mal, ¿no?

Creo que nuestra misión es llevar el amor de Cristo a otras personas que no conoce de él y que de pronto, la mejor forma de lograrlo, es apoyar a estas personas en sus decisiones y respetar su forma de vivir ya que, no podemos pretender que todos tengan un estilo de vida igual al nuestro. 

Cuando hay otros problemas más grandes en nuestro país, este no debería ser el debate y no deberíamos estar los unos contra los otros peleando por quien tiene la razón sino unirnos, respetando nuestras diferencias, para construir un mejor país. 

Estoy a favor del matrimonio igualitario a pesar de ser evangélico y que muchos como yo realicen campañas en contra de este. 

Estoy a favor de que los derechos de las personas se hagan respetar sin importar su creencia y espero que todos los que en este momento están en contra puedan reconsiderar su postura con el fin de centrarse en los verdaderos problemas que afronta la nación. 

Emerson Martínez / Colombia.com