Colombia.com Bogotá Jueves, 02 / Ago / 2012

Científicos identifican las células madres cancerosas

La identificación y seguimiento de las células madres cancerosas acabaría con la polémica hipótesis descubriendo las células responsables de la regeneración de los tumores tras una terapia con éxito

Científicos identifican las células madres cancerosas
Un resultado que llegaría acompañado de un nuevo tipo de quimioterapia más efectiva dirigida contra las células madre del cáncer.

Cuentan los investigadores que los tumores se forman de la misma forma que nuestros tejidos y órganos en el cuerpo, a partir de un conjunto de células madre siguiendo una lógica de crecimiento ordenado y jerárquico.

Para llegar a esta conclusión los estudios fueron capaces de realizar un seguimiento de las células “errantes” que forman los tumores. Tres estudios con ratones modificados de tres de los tipos de cáncer humano más agresivos con nuestro cuerpo como son el de cerebro, piel e intestino. 

Ratones con unas modificaciones genéticas que les permitían desarrollar de forma espontánea cánceres cerebrales idénticos al glioblastoma humano.

Según Luis Parada, quién dirigió el estudio del cerebro, aún es pronto para saber si estos resultados obtenidos se podrían aplicar en otros tipos de cáncer. Lo que sí tiene claro es que:

“Va a ser un cambio de paradigma en la forma y eficacia de la quimioterapia y cómo se desarrollan las terapias. En lugar de probar si una terapia encoge un tumor, ahora podremos determinar si ha matado al tipo correcto de célula”

Y es que el cáncer primario de cerebro es actualmente incurable, incluso tras una extirpación quirúrgica. Por esta razón el equipo de Parada utilizó ratones modificados como modelos de glioblastoma humano. Según Parada:

Creemos que es la primera vez que se identifica una célula madre del cáncer en un tumor formado de manera espontánea dentro del cuerpo de un mamífero. Identificamos un subconjunto de células de tumor cerebral que crecen despacio o permanecen en descanso y que parecen ser la fuente de la recurrencia del cáncer tras la terapia estándar.

Un avance que podría dar con la técnica más eficaz hasta la fecha para detener e impedir el crecimiento de nuevos tumores destruyendo directamente las células madre del cáncer.