Colombia.com Bogotá Miércoles, 02 / Oct / 2013

Las "fuerzas especiales" contra ciberterrorismo, una necesidad cada vez mayor

Las circunstancias en las que hoy en día se desenvuelve el terrorismo y su extensión en internet, el ciberterrorismo, hacen cada vez más necesario reforzar la lucha antiterrorista con la creación de unas "fuerzas especiales" dedicadas al combate en la red.

Las
Esta fue la tesis principal del debate que sostuvieron hoy diversos expertos en la materia durante la tercera jornada de la IX Conferencia Internacional sobre Terrorismo y Medios digitales, que se celebra en la ciudad montenegrina de Budva bajo el patrocinio de la Academia Internacional de Radio y Televisión, institución con sede en Moscú.

En los debates se incidió sobre la existencia de virus informáticos cada vez más potentes, como "Flame" o "Gauss", capaces de penetrar en los rincones más recónditos de un sistema y de una sutileza tal que cada vez cuesta más detectarlos, como lo prueba el segundo de ellos, que pasó desapercibido hasta julio de 2012, aunque se introdujo en la red en 2011.

Algunos expertos en la lucha contra la piratería informática y en particular en las derivaciones que esta puede tener en el ámbito del terrorismo advirtieron de que este combate es de una enorme complejidad pues los terroristas, con independencia de la capacidad técnica que tengan para crear nuevos virus, pueden aprovechar los ya existentes para modificarlos y perfeccionarlos.

Si tenemos en cuenta que desde 2011 cada segundo entra un virus en la red, el problema se agudiza de manera exponencial, indicaron los expertos, que subrayaron que, hoy por hoy, más importante que descubrir el virus lo es detectar y neutralizar su centro de emisión.

Por ello, como manifestó el ruso Oleg Nechiporenko, consejero y analista principal de la Fundación Nacional Antiterrorista y Anticriminal de Rusia, cada vez es más importante que los gobiernos se apresten a crear "fuerzas especiales para el ciberespacio".

Nechiporenko subrayó que, además del espacio convencional (repartido en los planos aéreo, marítimo y terrestre), en la actualidad existe un cuarto espacio, "el ciberespacio", donde "también se libra la batalla contra el terrorismo".

En la actualidad, argumentó el experto ruso, el terrorismo actúa en dos niveles íntimamente ligados: el ideológico y el tecnológico. De la combinación de ambos se llega a su implantación en la red, tanto en forma de ataques, como de difusión y extensión del mensaje, de la propaganda que los extremistas quieren hacer llegar.

Lo llamativo, según se observó en los debates, es que los terroristas tampoco necesitan elaborar un mensaje muy complejo en términos ideológicos, sino que lo que realmente les interesa es conseguir llamar la atención, impactar en las masas, para lo cual la simple difusión de un vídeo en la red puede ser más que suficiente.

Nechiporenko expuso el ejemplo de Al Qaeda, cuyo modelo organizativo se basa en cuatro planos o comités: militar, político, religioso y de propaganda.

Los cuatro comités están íntimamente ligados, pero el de la propaganda tiene la misión fundamental de difundir los planteamientos de los otros tres por toda la "Umma" (la comunidad universal de los creyentes), entendida por tal (de acuerdo con los esquemas de Al Qaeda) cualquier parte del mundo donde hay musulmanes, señaló el experto ruso.

"Si no hacemos una labor de contrapropaganda clara, lo tenemos muy complicado" en la lucha contra la expansión del terrorismo en la red, recalcó Nechiporenko, quien subrayó que "el terrorismo constituye un reto constante, y nuestra tarea es atajarlo".

"Tenemos que saber cuáles son las fuentes de información y de adoctrinamiento" del terrorismo y sus vehículos de expansión por la red para poder contrarrestarlos con la acción de esas "fuerzas especiales", que cada vez son más necesarias, indicó.

Los expertos incidieron en que los medios de comunicación desempeñan un papel de sujeto pasivo en este conflicto, pues muchas veces, y aun sin pretenderlo, actúan como altavoz o incluso como plataforma de los grupos extremistas.

"Antes el terrorismo solía emplear los medios para presentarse a sí mismo. Ahora recurre a una política de hechos consumados; él mismo es un hecho consumado. Se presenta como una realidad preexistente de la cual los medios son simplemente su plataforma", indicó Nechiporenko.

Esta premisa la conocen bien todos los servicios de inteligencia, pues como apuntó Galina Sídorova, del Comité Ejecutivo del Instituto Internacional de Prensa (IPI), dichas agencias "saben cómo funciona el espacio de los medios de comunicación, y estos tratan de ser competitivos en su espacio informativo." EFE