Colombia.com Bogotá Miércoles, 14 / Ago / 2019

Cómo los robots se convirtieron en expertos de poker

En los últimos tiempos, el desarrollo de la tecnología de inteligencia artificial está haciendo real aquello que solíamos ver en las películas de ciencia ficción.

Robots que se convirtieron en expertos de poker
La IA también está presente en el campo del entretenimiento.

Las máquinas inteligentes ya son parte de nuestras vidas, muchas de ellas siendo capaces ya de percibir, razonar, aprender y resolver problemas como los humanos. Ahora bien, mientras que los miedos de los luditas son más actuales que nunca, las ventajas de la IA son igualmente innegables.

Dicha tecnología tiene una gran variedad de usos. Entre los más importantes destaca su aplicación en la medicina, permitiendo el análisis de síntomas, realizar un diagnóstico y recomendar el mejor tratamiento.

También es usada en ámbitos tan diversos como de la agricultura, la aviación, las finanzas, los recursos humanos de una empresa o el ejército, y ya hay quien prevé que las clases del futuro contarán con un asistente IA por cada alumno y alumna.

Foto; Shutterstock

La IA también está presente en el campo del entretenimiento. Los principales fabricantes de smartphones la utilizan en sus cámaras para detectar la naturaleza de aquello que está siendo retratado y mejorar así la calidad de los resultados fotográficos.

Su uso también se extiende en videojuegos y pronto podríamos ver su popularización en programas y plataformas para jugar al poker. Deep Blue, Claudico, Cepheus y Libratus han abierto el camino.

Deep Blue: el que asentó las bases

Para entender cómo la inteligencia artificial ha llegado al mundo del poker, es imprescindible hacer primero una mención especial a Deep Blue. Considerado por muchos el padre de los jugadores robóticos, fue creado por IBM en 1996. No fue hasta un año después, que la primera máquina capaz de jugar al ajedrez consiguió batir a seis partidas al genio Garry Kasparov.

De ganarle a un maestro del ajedrez pasó, dos décadas más tarde, a convertirse en el programa Alpha Zero. Este software perfeccionado y más avanzado ya cuenta con lo que hoy entendemos por inteligencia artificial, es decir, esa capacidad de autoaprendizaje que le permitió, en solo cuatro horas, obtener los conocimientos que un humano aprendería en 1.400 años. Alpha Zero, pues, también puso las bases para algunos de los programas de poker más conocidos.

Claudico, un jugador robótico imperfecto

El profesor de la Universidad Carneige Mellon Tuomas Sandholm lideró el proyecto para crear Claudico, para el que contó con la ayuda de algunos de sus alumnos. Lo más interesante de esta máquina poqueril es que, en vez de contar con un jugador de poker profesional, Sandholm quiso que fuera el propio ordenador quien aprendiera la mejor estrategia para ganar una partida.

En 2015, Claudico se enfrentó a cuatro de los mejores jugadores del mundo en un torneo muy esperado organizado en el Rivers Casino de Pittsburgh. A lo largo de dos semanas, Claudico fue puesto a prueba en 20.000 manos de Texas Hold’em sin límite con cada uno de los participantes. Al final la competición, la conclusión fue que el software no podía jugar igual que los humanos.

Libratus, el sucesor mejorado de Claudico

Claudico dio lugar a Libratus, otro software inteligente capaz de jugar al Texas Hold’em sin límite desarrollado por Sandholm.

Pese a ser considerado el sucesor, el equipo de la Universidad Carnegie Mellon encargado de desarrollarlo lo creó desde cero. Además, se necesitaron muchísimas horas más. Todo ello terminó con otra máquina capaz de tomar decisiones individualmente jugando al poker.

En este caso, Libratus también se enfrentó a cuatro jugadores expertos a lo largo de 20 días. El éxito de la máquina fue incuestionable. Aunque no arrancó el campeonato de la mejor manera –acumulando tanto ganancias como pérdidas–, consiguió terminarlo con miles de dólares en el bolsillo (virtual, se entiende). Todo ello fue posible gracias a su bot de inteligencia artificial.

Cepheus, de cabeza al estrellato

Claudico y Libratus aparte, Cepheus es considerado el primer programa de ordenador desarrollado experto en poker que nadie es capaz de batir. Detrás de él hay un equipo de científicos de la Universidad de Alberta que tardaron una década en conseguir su objetivo: crear la máquina inteligente perfecta con una rapidez de cálculo muy por encima de la mente humana.

Pero no todo es perfecto con Cepheus. Si bien es cierto que este software es capaz de analizar cada situación cuando va jugando y aprender de ella, su gran debilidad es que cuando se trata de adaptarse al juego de sus competidores, los humanos siempre lo van a hacer mejor. Las acciones de Cepheus son impredecibles, algo que sin duda lo acerca a cualquier jugador de poker del mundo.

¿Qué futuro le espera al poker?

El poker está viviendo un gran momento. En una época crítica de los casinos físicos en la que ya no tenían la clientela de antes, la llegada de los casinos online cambió para siempre el futuro de los juegos de apuestas. Otra revolución poqueril podría estar cerca si la tecnología de la inteligencia artificial termina de una vez por todas de asentarse en el juego.

Con ella, el software con el que entrenan los grandes jugadores sería mucho más sofisticado y, así, las partidas en vivo podrían pasar a ser mucho más competitivas que hasta ahora.