Actualización: Mié, 09 / Sep / 2015 10:39 am
Miércoles, 09 / Sep / 2015

Razones por las que debes leer a tus niños pequeños

Padres, preparen sus voces más divertidas. Leer libros ilustrados con sus hijos pequeños es esencial para alimentar un cerebro sano, según nuevos trabajos de investigación.

Razones por las que debes leer a tus niños pequeños

Dos estudios independientes analizaron que escuchar la lectura de libros potencia las habilidades de razonamiento, ayudando a los niños a desarrollarse como buenos lectores y estudiantes.

“La lectura a una edad temprana es más que algo agradable para hacer con los niños”, dijo el Dr. John Hutton, investigador clínico en el Children’s Hospital Medical Center de Cincinnati, a The New York Times. “(Leer) tiene realmente una función importante en el desarrollo de las redes cerebrales que servirán a los niños a largo plazo para la transición de la comunicación verbal a la lectura” para hacerlo solos.

Te puede interesar: Nueve características para detectar a un hombre violento

Hutton presidió uno de los dos nuevos estudios, que utilizaron escaneos cerebrales para explorar qué áreas del cerebro de un niño se iluminan al escuchar historias. Se testeó a 19 niños de 3 a 5 años y los resultados fueron publicados este mes en la revista Pediatrics (muro de pago).

Los niños a los cuales se les leía en forma regular presentaron niveles más altos de actividad cerebral en una región asociada a la integración de estímulos sonoros y visuales que los participantes con menos lectura, informó el estudio. Para los científicos, los resultados ilustran que tener contacto con los libros a una edad temprana trae aparejadas mejores habilidades imaginativas y de lenguaje en la escuela elemental y más adelante.

“Cuanto más se lee a los niños, más se ayuda a las neuronas en esta región a desarrollarse y conectarse de una manera que los beneficiará en el futuro”, dijo uno de los coautores de Hutton, Tzipi Horowitz-Kraus, a CNN.

El otro trabajo, publicado el 4 de agosto por Psychological Science (muro de pago), analizó el vocabulario utilizado en libros ilustrados, comparando esas palabras con una lista de expresiones comunes asociadas a padres de niños pequeños.

“Los libros contienen un conjunto más diversificado de palabras que el discurso dirigido a los niños… Esto indicaría que los niños a cargo de personas que les leen escuchan palabras de un vocabulario que los niños con quienes no se comparten lecturas probablemente no estén oyendo”, dijo la autora principal, Jessica Montag, al Times.

Ambos trabajos de investigación se realizan transcurrido poco más de un año desde que la Academia de Pediatría de los Estados Unidos emitió un comunicado de política instando a los proveedores del área de la salud a hablar con los padres sobre la importancia de leer junto con sus hijos. Los líderes de la Academia de Pediatría dijeron que hasta los bebés se benefician entrando en contacto con libros muy coloridos y con el tiempo de dedicación adicional que acompaña la lectura a la hora de acostarse, informó en ese momento Reuters.

Pocas personas cuestionaron esta exhortación, pero el comunicado sobre la política volvió a encender polémicas relacionadas con las desventajas de crecer en un hogar de menores ingresos.
La investigación ha demostrado que los padres que pertenecen a los segmentos de ingresos más bajos pasan menos tiempo leyendo a sus hijos, probablemente porque tienen menos tiempo para perder.

“La Encuesta Nacional sobre Salud Infantil en sus versiones 2011 y 2012 constató que sólo a un tercio de los niños estadounidenses que viven en la pobreza se les leía diariamente desde el nacimiento hasta la edad de cinco años”, en comparación con 60 por ciento en el caso de los hijos de familias de ingresos más altos, informó Reuters.

Interlatin / Kelsey Dallas, Deseret News Service.