Actualización: Vie, 18 / Sep / 2015 3:40 pm
Viernes, 18 / Sep / 2015

Tres ideas para que tus hijos no cometan tus mismos errores

A veces los padres caen en exageraciones con sus hijos al quererlos sobreproteger y, por querer evitarles errores, los empujan a los mismos. Lee aquí cómo evitarlo.

Tres ideas para que tus hijos no cometan tus mismos errores
Tres ideas para que tus hijos no cometan tus mismos errores

Muchos padres de familia tienen miedo de que sus hijos comenten los mismos errores que ellos cometieron en el pasado, y piensan que con ser sobre protectores pueden evitar esto. Pero se equivocan, ya que están presionando tanto al hijo que el termina buscando una salida de libertad desesperada.

Es una verdadera pena que en estos tiempos todavía se pueda observar que los padre, ya sea porque hizo lo mismo en algún momento de su vida, por inseguridad o por temor de no haber educado a sus hijos correctamente, caiga en la exageración con respecto a los cuidados que tiene con sus hijos y esto traiga como consecuencia tomas de decisiones equivocadas por parte de éstos.

Te puede interesar: La verdad o te atreves ¿te animarías a jugarlo con tus padres?

Si tú eres o conoces a alguna persona que esté pasando por una circunstancia parecida, no está por demás que leas las siguientes recomendaciones:

1. Inculca a tus hijos valores: Solidaridad, respeto, tolerancia, responsabilidad, cooperación, humildad, generosidad, honradez, perdón, puntualidad y libertad; y si esto se los enseñas con tu ejemplo, te aseguro que tus hijos lo aprenderán a la perfección.

2. Confía: Debes tener confianza en lo que les has enseñado, lo que les has dado y cómo los has formado a lo largo de su vida. Toma en cuenta que no puedes estar con ellos las 24 horas del día, ni les puedes evitar cometer errores que les van a ayudar a crecer y madurar.

3. Habla:  Como padres de familia siempre debes buscar tener comunicación con tus hijos de forma constante. Si los acostumbras desde pequeños, tendrás más oportunidad de hacerlo a lo largo de su desarrollo, siempre con interés y respeto para conservar su confianza.

No le temas a tus errores pasados, mejor aprovéchalos para aprender de ellos y evitar, en la medida de lo posible, que tus hijos los cometan.

Y si es preciso, cuéntales lo que te pasó como una enseñanza y no sientas miedo por ser juzgada o criticada; si les explicas las razones de tu confianza, ellos te lo agradecerán y valorarán mejor lo que eres y lo que les has enseñado, y con esto vivirás más feliz y ellos estarán en camino de ser hombres y mujeres de bien.

Erika Gaytán, Familias.com