Actualización: Dom, 15 / Nov / 2015 12:44 pm
Domingo, 15 / Nov / 2015

Seis razones por las que definitivamente no estás listo para casarte

Conoce las seis razones fundamentales por las que no estas listo para compartir la vida con otra persona ¡Toma nota!

Seis razones por las que definitivamente no estás listo para casarte
6 razones por las que definitivamente no estás listo para casarte

Todos sabemos, o al menos coincidimos al pensar, que el amor es la base fundamental de la felicidad y la alegría en la vida. Todos disfrutamos y apreciamos cuando llega a nuestros corazones. El sentirnos amados es una sensación que llena nuestra vida, y alegra nuestros sentidos.

Le puede interesar: Tres razones por las que puedes tener un retraso en tu periodo

Cuando establecemos el amor como fundamento de nuestro matrimonio, sabes que tendremos una vida llena de paz y felicidad conyugal. Quien decida casarse jugará un papel clave en su felicidad futura, por eso, si en algún momento albergas dudas sobre esta gran decisión, te comparto seis razones por las cuales no deberías casarse.

1. Peleas constantes

Todas y cada una de las parejas que existen tienen desacuerdos, y definitivamente es algo completamente normal en las relaciones. Pero el problema surge cuando el pelear se convierte en el pan de cada día. Es decir, que se forma una pelea hasta porque uno de los dos lo vio mal.

Si esto pasa en una relación de noviazgo, es claro que el matrimonio no es una buena decisión, ya que este es un compromiso para el cual no están preparados. Lo ideal sería que logren resolver conflictos antes de contraer matrimonio, ya que a pesar que el amor sea muy grande, deben saber comprenderse y llevarse bien.

2. Mala comunicación

Siempre soñamos con vivir felices con nuestra pareja en el matrimonio, tal como dicen los cuentos “y vivieron felices para siempre”. Pero debemos estar conscientes que eso solo sucede en los cuentos de hadas, ya que en la realidad siempre habrá diferencias a lo largo del camino.

Si en la etapa del noviazgo, era difícil o casi imposible conversar porque no sabían escuchar, se ocultaban ciertas cosas, o nunca llegaban a una conclusión favorable para ambos, hay que imaginar cuando vivan los dos bajo el mismo techo y surja un tema que sea difícil de tocar para ambos.

¿Tendrán la capacidad de resolverlo juntos?, si la respuesta es un NO definitivo, están a tiempo de dejar esa relación, o de buscar ayuda para sanar la actual y esperar a que esto se resuelva, y una vez resuelto, pensar en matrimonio.

3. En las buenas y, ¿en las malas?

Las palabras que el ministro de la iglesia dice a una pareja cuando contraen matrimonio “Tanto en lo próspero como en lo adverso, en la salud y la enfermedad, en la riqueza y la pobreza”, no son solo palabras bonitas, significan un compromiso total entre dos personas, si aceptan es porque lo van a cumplir.

Pero si uno de los dos no está plenamente seguro de querer estar con su pareja cuando esté enferma, o si se queda sin trabajo, incluso sacrificarse si algo llega a pasarle, no se casen. Es mejor esperar y buscar a la persona que si quieran entregarle lo mejor de ti en todo momento y ser felices, incluso cuando no haya ni que comer en la alacena.

4. Se acaban de conocer

Cuando una pareja se conoce y hay atracción, surgen las chispas, la magia, las mariposas en el estómago. Durante esta primera etapa, creen que están flotando en el aire.

¡Pero esperen! No porque existan mariposas en el estómago van a tomar una decisión precipitada. Generalmente, esta fase de la relación, está llena de oxitocina (hormona del amor).

Si decides casarte bajo este estado de “amor”, pronto vas a descubrir que esa hormona que hace que no quieras despegarte de tu pareja ni por un minuto, comenzarán a desvanecerse con el paso del tiempo, será entonces que verás con mucha claridad la decisión que tomaste y es ahí donde llegan los: “Pero, ¿qué hice?” “¿En qué estaba pensando?” Lo mejor es tomar la decisión de casarse cuando conozcas mejor a tu pareja.

5. Proyectos de vida diferentes

Si uno de tus planes es viajar y conocer lugares alrededor del mundo, y el de tu pareja es formar una familia y tener hijos en cuanto se casen, es algo que deben dialogar antes de tomar la decisión de casarse. Si bien es verdad que el amor lo puede todo, existen algunos aspectos, como los proyectos de vida y metas diferentes, pueden terminar arruinando a una pareja y separarlos.

6. Considerar el divorcio antes de casarse

Cuando una pareja se casa, adopta un gran compromiso, no solamente ante Dios, la familia, amigos, su pareja, sino que es consigo mismos. Ahora, cuando tomas esta decisión, debes saber que a lo largo de la vida habrá altibajos. Por supuesto, lo lógico es pensar que juntos podrán vencer esos obstáculos y salir victoriosos de cada uno de ellos.

Pero si antes de casarse tienes la idea de que el divorcio es la primera opción ante cualquier adversidad, NO TE CASES. Para todo existe solución, y si es separarse porque no funcionó, es mejor tomar otro camino antes de que esto suceda.

Todos debemos saber que el matrimonio es un compromiso entre dos personas pensado para toda la vida, lastimosamente, en la actualidad se ha distorsionado, ya que al primer disgusto o fallo solo piensan en el divorcio, y no buscan ayuda para solucionar la situación.

Sandra Díaz, Familias.com