Actualización: Vie, 17 / Sep / 2010 1:26 pm
Viernes, 17 / Sep / 2010

Diez pautas básicas para una alimentación sana

Un prestigioso chef ofrece una serie de consejos para aprender a comer y mantener un estilo de vida saludable centrándose en los más pequeños de la casa.

Diez pautas básicas para una alimentación sana

El prestigioso chef, Ferran Adrià, ofrece una serie de consejos para aprender a comer y mantener un estilo de vida saludable centrándose de forma especial en los más pequeños de la casa.

Los padres son los primeros responsables de que los niños aprendan a comer de todo. Para ello una buena idea será estimularles, haciéndoles partícipes de las labores relacionadas con la alimentación (ir de compras, cocinar...).

Y es que según Adrià, resulta primordial que los niños aprendan desde muy temprano a comer bien y a otorgar a la alimentación el valor que merece. He aquí algunas pautas básicas que el chef nos propone a este respecto:

Conseguir que comamos mejor no tiene por qué ser difícil, y hay que entender que es básico para mantener un estilo de vida saludable.

El tiempo no puede ser una excusa. Preparar el mejor zumo de naranja natural no ocupa más de dos minutos; si no lo hacemos cada mañana será porque aún no le damos a la alimentación el valor que merece.

Comer barato, rico y saludable es posible. Haz una compra inteligente y a buen precio a base de verduras y fruta de temporada, legumbres y pescado.

No hay productos humildes; unas sardinas frescas o unos huevos pueden ser más apetitosos y gratificantes que la más cara delicatessen.

Cocinar es la manera que tenemos los seres humanos de construir aquellos alimentos que más nos convienen. Es muy importante saber hervir una pasta o guisar unas simples lentejas.

Además, cocinar es divertido y puede hacerse con toda la familia. Es más fácil que a los niños les guste cualquier cosa si han participado en su elaboración.

Una vez preparada la comida, hay que compartirla. Comer juntos es esencial para aprender a comer.

Los padres son los primeros responsables de que los niños aprendan a comer de todo (estimulando, pero también marcando reglas y, sobre todo, dando ejemplo).

Conviene no olvidar que el equilibrio se consigue sumando todas las comidas del día: en casa, en la escuela, entre horas.

Con información de Hola.com