Actualización: Mar, 11 / Sep / 2012 12:22 pm
Martes, 11 / Sep / 2012

Consejos para una buena nutrición durante el verano

Archivado en Nutrición

Un cuerpo sano no se consigue comiendo lo mismo durante todo el año. La subida de temperatura que ocurre en verano exige cambios de tus hábitos de nutrición con respecto al invierno.

Consejos para una buena nutrición durante el verano
En este sentido, se recomienda incrementar la ingesta de agua y de fibra, además de vitaminas y minerales, sin descuidar la correcta aportación de carbohidratos, proteínas y grasas saludables.

Consejos para la alimentación de verano
Aunque la regla de oro de la alimentación para una vida sana se mantiene durante todo el año -es decir, comer de un modo variado y limitando el consumo de grasas-, en verano es preciso aportar más fibra, agua, vitaminas y minerales a tu cuerpo. ¿Cómo hacerlo? Aquí tienes algunos trucos y consejos:

Agua: debido al incremento de la temperatura, es necesario que consumas más agua durante el verano. Se recomienda ingerir de 1,5 litros a 2,5 litros al día, dependiendo de la actividad física que realices.

Ensalada: comer lechuga, junto con tomate, aceite de oliva y otros aliños bajos en grasa es una muy buena opción para conseguir incrementar la aportación de fibra, agua y vitaminas a tu cuerpo. Si a la ensalada base, le añades pasta, arroz o legumbres, siempre con moderación, conseguirás una combinación ideal de los nutrientes citados y de carbohidratos. En el caso de las legumbres, también de proteínas.

Gazpacho: elaborado a base de tomate, aceite de oliva y pepino, es ideal para la correcta ingesta de vitaminas e hidratación de de nuestro organismo. Además, también es rico en fibra y supone uno de los máximos exponentes de la dieta mediterránea.

Zumos de frutas naturales: se trata de una gran fuente de vitaminas para tu cuerpo, al tiempo que responde a las necesidades de hidratación del mismo.

Fruta natural: contiene muchas vitaminas y minerales ideales para tu cuerpo, al tiempo que ayuda a que tu cuerpo se hidrate correctamente, especialmente el melón y la sandía, ideales para el verano.

Horchatas, granizados, leche merengada y batidos: siempre y cuando no tengas problemas de sobrepeso, los puedes tomar con moderación, puesto que son buenos alimentos sobre todo para la hidratación del cuerpo. Además, dependiendo de la calidad del batido, horchata o leche merengada, te puede aportar más o menos calidad de proteínas, carbohidratos y calcio.

Pescado azul: contiene ácidos grasos esenciales que contribuyen a regular el colesterol y tiene alto contenido en proteínas de calidad. Del mismo modo, no se trata de un alimento de difícil digestión, por lo que es ideal para consumir especialmente en verano, aunque en invierno también es recomendable.

Te helado: se trata de que tomes te con hielo, sin azucar añadido. Conseguirás aportarle a tu cuerpo las beneficiosas propiedades del te, que van desde ayudarte a una correcta disgestión hasta a propiciar que puedas adelgazar, además de ingerir más líquido.

Así pues, estos consejos son sólo algunas ideas para una nutrición saludable en verano, pero puede haber muchos otros alimentos que te ayuden a mantener tu cuerpo sano durante este período.