Actualización: Mar, 03 / Mar / 2020 1:22 pm
Colombia.com Bogotá Mar, 03 / Mar / 2020 1:09 pm

Estudio revela alarmantes datos sobre los problemas de audición en el mundo

Colombia figura entre los países del mundo con peores hábitos de salud auditiva.

Nos estamos quedando sordos, y no lo sabemos
Nos estamos quedando sordos, y no lo sabemos

¿Constantemente pides que te repitan las cosas, subes el volumen del radio o la televisión de manera exagerada, prefieres ver los subtítulos que el audio en una película e incluso te dicen que hablas muy fuerte? Quizá seas una de las 466 millones personas que podría sufrir de pérdida auditiva sin saberlo.

Un estudio realizado por una reconocida compañía austriaca líder en sistemas de implantes auditivos, practicado a más de 12.000 encuestados, revela que casi 31% de los adultos jamás se ha hecho una prueba de audición. Reino Unido encabeza la lista con un 47% de posibles pacientes que admiten que nunca han sido revisados; el segundo lugar lo ocupa México (45%) y le siguen países como Italia (39%), Egipto (38%), Israel (31%), Austria (30%), España (29%), Alemania (27%), Argentina (26%) y Colombia (22%).

La investigación también encontró que casi las tres cuartas partes de las personas (74%) conocen a alguien que podría estar sufriendo problemas de pérdida auditiva. Algunas de ellas suelen alzar la voz (38%) o acostumbran escribir cosas (19%) para ayudar a compensar, menos de una quinta parte (18%) han alentado a su amigo o familiar con dificultades auditivas a buscar ayuda profesional. 

Foto: Shutterstock

¿Qué pasa en Colombia?

A pesar de esto, 4 de cada 10 no consideran que los exámenes de audición sean una prioridad. Otras barreras para hacerse la prueba incluyen la falta de conciencia de que se trate de un problema (22%), la falta de preocupación (14%), que no es prioritario hacerse un chequeo (34%) y lo más grave, que la mayoría no lo haga por desconocimiento o falta de información (50%). También una de cada nueve personas  asumió que sus problemas auditivos pasarían.

Sin embargo, los mayores temores asociados con la pérdida auditiva son las dificultades de comunicación (31%), el aislamiento social y los riesgos de seguridad personal (ambos 17%).

Se descubrió que son los sonidos favoritos en todo el mundo fueron la clásica canción matutina de pájaros cantando (42%), música (37%) y fuentes de agua (27%). Los sonidos que más causan rechazo son: construcción (46%), bocinas de automóviles (45%) y Las alarmas de automóviles (39%).

Pérdida auditiva, en crecimiento

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen más de 466 millones de personas con pérdida auditiva, pero cerca de 360 millones sufren de pérdida auditiva incapacitante.

Lo más preocupante es que cerca de 1.100 millones de personas entre 12 y 35 años están en riesgo de quedar sordas, principalmente por la exposición recreativa, es decir, por actividades como escuchar música a alto volumen o permanecer en sitios con alta exposición al ruido, como es el caso de los aeropuertos.

Foto: Shutterstock

En ese sentido, Andrea Bravo, directora de la compañía austríaca que fabrica implantes cocleares, “el interés de las personas por examinar su audición ha disminuido y una de las razones es que no se considera prioritario. Es alarmante que la pérdida de este sentido no sea una razón para cuidarlo; recordemos que con los años la audición se va deteriorando”, comenta la especialista.

La OMS también afirma, otras de las principales causas de pérdida la audición son enfermedades genéticas, complicaciones al momento del nacimiento, meningitis, algunas enfermedades infecciosas, accidentes el uso inadecuado de medicamentos específicos y procesos naturales como el envejecimiento.

¿Qué hacer si sufres de pérdida auditiva?

Una de las alternativas para ayudar a quienes sufren de pérdida auditiva es el implante coclear, único dispositivo médico capaz de sustituir el sentido de la audición, que puede ser ordenado por un especialista y que está cubierto por el sistema de salud en el país.

Pero antes de pensar en una implantación, es esencial que se pueda identificar la hipoacusia o pérdida auditiva desde temprana edad, a través de señales claras que pueden ser verificables a través de un tamizaje auditivo: no voltear cuando se llama por el nombre, no atender la caída brusca de un objeto, tener que escuchar televisión o radio con un volumen alto y acudir a la lectura de labios para entender lo que dice la otra persona, es esencial hacer un examen especializado.