Actualización: Mar, 11 / Ago / 2015 11:55 am
Martes, 11 / Ago / 2015

Hábitos que debes cambiar al iniciar una rutina de ejercicio

Archivado en Salud

En la actualidad es común ver personas ejercitándose en parques o espacios alternativos, sin embargo suelen cometer fallas que perjudican su rendimiento.

Hábitos que debes cambiar al iniciar una rutina de ejercicio
Hábitos que debes cambiar al iniciar una rutina de ejercicio

Para aquellos que se están iniciando en la cultura “Fit” es importante que tengan en cuenta que deben dejar a un lado estos hábitos al momento de implementar una rutina de ejercicio en su vida.

1. Ausencia de cronograma

Regirte por un plan de trabajo y planificar las actividades deportivas a la hora de cumplir una rutina,  facilitará tu camino al éxito y cerrará las posibilidades de improvisar. El primer paso será indagar cuál es el momento del día que se adecua mejor a tu ritmo de vida; según tus verdaderas posibilidades y hacerlos según las propias necesidades, para cumplir el horario con disciplina y no desertar.  

Lo ideal es diseñar un horario de rutinas de ejercicio dedicando el tiempo necesario, separando la agenda de trabajo y hacerlo con planificación semanal, mensual y trimestral.

Te puede interesar: Ejercicios que podrás realizar mientras miras televisión

2. Volar antes de caminar

Sobredimensionar tus posibilidades y tener objetivos demasiados altos puede ser contraproducente. Por ejemplo, si una persona dice ‘voy a correr 10 kilómetros diarios durante 6 días a la semana’ y nunca ha corrido, muy posiblemente no va a lograr su meta.

Lo que pasará en su cabeza será una sensación de frustración y el deseo de desertar en el intento. Es bueno tener metas prudentes, objetivos alcanzables para empezar un entrenamiento deportivo, así  se avanzará de manera progresiva en el mediano y largo plazo. Lo primero es conocerse así mismo  y no planificar ni por debajo, ni por encima del real rendimiento físico. 

3. Problemas de desplazamiento

El tráfico y la distancia de recorrido debe ser tenido en cuenta a la hora de planear una rutina de ejercicio. Por esto te recomendamos establecer áreas de influencia, geográficamente hablando, que no alteren tu actividad laboral, social y familiar.

Las horas pico deben ser tenidas en cuenta así como el lugar de parqueo si te movilizas en carro o bicicleta . Es vital no realizar la practica deportiva en sitios muy alejados del entorno habitual, para evitar los “intentos fallidos del entrenamiento deportivo”.

4. El ejercicio automedicado 

El error más frecuente y delicado es no hacerse un examen médico y auto formularse las rutinas de ejercicio físico, sin considerar el verdadero estado general. Existen patologías crónicas que se evidencias muchas veces con el esfuerzo, tales como una enfermedad coronaria, o la posibilidad de padecer un infarto.

Una recomendación vital para el paciente es que haga uso de los recursos de salud que tiene a su disposición y hacerse una valoración completa previa a la iniciación de la practica deportiva: con un medico deportólogo y una nutricionista,  esto es fundamental para evitar lesiones graves y los riesgos del entrenamiento deportivo de forma improvisada.

5. No cambiar los hábitos alimenticios

Si la persona hace una dieta restrictiva exagerada y extremadamente dramática por debajo de las mil calorías diarias y además de eso, le imprime una gran carga diaria de actividad física, definitivamente no es una buena opción pues puede tener grandes descompensaciones como deshidratación, hipoglicemia y desmayos.

Es necesario ajustar el gasto calórico a los ejercicio y objetivos durante la práctica deportiva, para lograr las metas que se quieren cumplir. 

7. Desanimo y poca persistencia

El que no persevera no alcanza sus  metas. Una vez se tiene el programa de entrenamiento físico, la persona debe asistir mínimo una hora diaria, cuatro veces a la semana y diez meses por año de manera constante para mantener el estado ideal.

Cuando de suspende la actividad física debe reiniciarse lo mas antes posible para no caer en la apatía, ya que si pasa mucho tiempo de inactividad se puede caer en el desanimo y cuesta mas trabajo reiniciar su rutina de ejercicios, impidiendo lograr los objetivos propuestos. Los periodos de descanso deben ser pequeños aunque esto no significa que no podamos hacer algo de deporte también en las vacaciones para no afectar nuestro rendimiento.