Actualización: Vie, 15 / Jun / 2012 12:43 pm
Viernes, 15 / Jun / 2012

La relación de la salud de los ojos con el mal de Parkinson

Examinar los ojos mediante una prueba especializada que analiza el movimiento ocular puede servir para diagnosticar la enfermedad de Parkinson de manera temprana.

La relación de la salud de los ojos con el mal de Parkinson
¿Qué sucede en el cerebro cuando se tiene la enfermedad de Parkinson? Las células nerviosas, o neuronas no funcionan correctamente en la parte del cerebro que controla los movimientos de los músculos. Específicamente, mueren las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina, la cual se encarga de enviar unas señales a los músculos para coordinar sus movimientos.

Por eso, las personas que padecen de esta enfermedad tienen síntomas como temblores en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara. Además, tienen lentitud en sus movimientos, presentan rigidez en los brazos, en las piernas y en el tronco, y tienen problemas de equilibrio y de coordinación.

Además, parece que las personas que sufren de Parkinson presentan temblores persistentes en los ojos, y ahí podría estar la clave para diagnosticar esta enfermedad de manera temprana. Una investigación reciente publicada en la revista Archives of Neurology, dice que una prueba que detecta la estabilidad del ojo mientras sigue a objetos en movimiento, puede ser útil para detectar de forma precoz las fallas en el sistema nervioso que se tienen en esta enfermedad.

Para este estudio, los investigadores analizaron la función óculo-motora (los movimientos del ojo) de 112 pacientes con Parkinson y de 60 personas sanas a través de una prueba en la que tenían que rastrear el movimiento de un objeto en la pantalla de una computadora.

La prueba encontró que todos los pacientes con Parkinson, tanto los que tomaban medicamentos como los que no, tenían temblores en los ojos de forma persistente, lo cual les impedía seguir el objeto de manera estable. En cambio, este problema sólo se detectó en 2 personas del grupo de las personas sanas.

Los investigadores advierten que este tipo de prueba óculo-motora tan precisa, es clave para diagnosticar la enfermedad antes de que avance.

¿Qué pasa cuando la enfermedad de Parkinson progresa? A medida que los síntomas empeoran, las personas empiezan a tener dificultades para caminar o para hacer tareas simples. También pueden desarrollar depresión, a tener problemas para dormir y dificultades para masticar, tragar o hablar.

El diagnóstico temprano hace que sea posible empezar un tratamiento con medicamentos y terapia física. Recuerda que esta enfermedad no tiene cura y que es más común en los hombres que en las mujeres. Si bien aparece con frecuencia alrededor de los 60 años, es probable que aparezca antes. Para la muestra, el caso del actor Michael J. Fox, a quien le diagnosticaron la enfermedad a los 30 años y quien ha luchado como activista para encontrar una cura para la enfermedad de Parkinson.

Mientras se encuentra la cura, hay que aprovechar al máximo las pruebas que permiten un diagnóstico temprano, como el análisis de la función óculo-motora que te presentamos aquí para que miles de pacientes con la enfermedad de Parkinson puedan tener mayor calidad de vida por más tiempo.

vidaysalud.com