Actualización: Jue, 25 / Jul / 2013 3:28 pm
Jueves, 25 / Jul / 2013

El deslumbramiento al conducir genera situaciones de riesgo

El deslumbramiento a la hora de conducir afecta a la visión y es considerada el mayor peligro ocular en carretera.

El deslumbramiento al conducir genera situaciones de riesgo
El 90% de la información que los conductores reciben mientras maniobran un vehículo está determinado por la vista. La edad y problemas visuales no corregidos son factores que incrementan los riesgos.

El deslumbramiento es una condición que aparte de reducir la calidad de la visión también genera perturbación y molestias en la percepción visual. Esto es ocasionado por una presencia excesiva de luz ya sea artificial o solar que dificulta la correcta visibilidad y puede presentarse en el día o en la noche.

“El deslumbramiento al volante resulta incomodo y hasta peligroso no solo para el conductor sino también para las personas que hacen parte de la vía. De allí la importancia de tomar medidas de prevención y protección visual para reducir las situaciones de alto riesgo que pueden generar esta condición. La clave está en el uso diario de lentes adaptables a las diferentes condiciones de iluminación ya que regulan la cantidad de luz que ingresa a los ojos y bloquean el 100% los rayos UV”, aseguró la optómetra Nubia Bejarano, Gerente de Transitions Optical Inc. para el Cono Norte de América Latina,

Cualquier persona puede presentar deslumbramiento, pero este aumenta especialmente en personas con cataratas y que se exponen a la luz, en personas con opacidades cornéales, que usan lentes de contacto en mal estado, en adultos mayores, diabéticos, hipertensos y personas que se han practicado operaciones con laser.

Dentro de los problemas a los que se exponen los ojos al momento de conducir están:

- Aparición de malestares relacionados con la exposición excesiva al sol sin una protección visual adecuada

- Sensación de sequedad ocular y picazón debido a la reducción de la frecuencia de parpadeo que se da por fijar la mirada o la atención durante un largo periodo cuando se está conduciendo en la carretera.

- Discapacidad por deslumbramiento, la cual implica una reducción de la visión ante diversos factores como la exposición a las luces de los carros que vienen en sentido contrario, al pasar por un túnel o de un ambiente interior a uno exterior, al mirar directamente al sol o cuando la luz se refleja en superficies lisas y brillantes.

Existen cuatro tipos de deslumbramiento: Esta el que es ocasionado por las luces del tráfico o semáforos durante la noche, el cual distrae, produce fatiga y desorientación. 

El segundo es el deslumbramiento que incomoda, el cual se presenta al pasar de una condición de iluminación a otra y causa fatiga visual. 

El tercero es el deslumbramiento que incapacita, sucede al mirar directamente al sol o cuando la intensidad de la luz es tan extrema que reduce el contraste de la imagen retinal, bloqueando la visión más allá del momento de exposición. 

Finalmente, en circunstancias más severas, ocurre el deslumbramiento que ciega, originado por la luz reflejada en las superficies brillantes como el agua, arena o nieve, el cual puede bloquear la visión de manera total.


RECOMENDACIONES 

- Las gafas de sol que venden en la calle o en puestos ambulantes “NO” son la opción más adecuada para proteger los ojos, ya que no poseen verdaderos filtros contra los rayos UV del sol, poniendo en riesgo la salud visual.

- Lo recomendable por los especialistas de la visión, es utilizar lentes de alta calidad óptica preferiblemente adaptables a las diferentes condiciones de iluminación, ya que esta tecnología aplicada a los lentes permiten regular la cantidad de luz que ingresa a los ojos, oscureciéndose o aclarándose automáticamente dependiendo de la cantidad de luz presente en el ambiente. Por otro lado también bloquean el 100% los rayos UV, ofreciendo una verdadera protección visual en todo momento.

- Las personas con problemas de refracción deben utilizar la formula correcta y asegurarse que sus lentes sean de alta calidad óptica y que regulen la cantidad de luz que ingresa a los ojos.

- No comprar las gafas o los lentes en la calle, estas deben adquirirse en lugares seguros y confiables.

- Es importante realizar un examen visual mínimo una vez al año, con el objetivo que el especialista pueda detectar la presencia y la gravedad de un problema visual. Pregunte que opción óptica es la mejor para sus necesidades visuales y actividades al aire libre.

- “NO” se debe conducir bajo los efectos del alcohol ya que esto disminuye la agudeza visual, puede producir visión doble o borrosa y no permite que se calcule bien las distancias.

- La edad es un factor importante, ya que con el paso de los años y a mayor edad, la persona pierde visión, presenta disminución de la agudeza visual y un aumento de la sensibilidad al deslumbramiento. Es por ello que si este grupo poblacional va a conducir tienen que prestarle mayor atención a su salud visual.

“Tenga en cuenta que el deslumbramiento, a nivel visual puede generar distracción, tensión ocular e incluso una ceguera temporal. Cuando una persona manifiesta una hipersensibilidad a la luz puede ser un síntoma que alerta sobre el desarrollo de catarata. La consulta oportuna es esencial para el diagnostico y tratamiento oportuno de cualquier alteración visual”, señaló Nubia Bejarano, Optómetra y Gerente de Transitions Optical Inc. para el Cono Norte de América Latina.