Actualización: Jue, 25 / Jul / 2013 11:26 am
Jueves, 25 / Jul / 2013

El balón intragástrico un factor clave en la pérdida de peso

Archivado en Nutrición

Además de la atención médica, un régimen alimenticio especial es determinante para generar los cambios de hábitos nutricionales que se requieren en un paciente obeso.

El balón intragástrico un factor clave en la pérdida de peso
Dejar de ser un enfermo por obesidad es, definitivamente, una decisión de vida. Y aprender a comer es la mejor opción de quien ve limitado su accionar por el exceso de peso.

Dejar de ser obeso involucra control de la psiquis y actividad física, pero, por encima de todo, implica una alimentación balanceada que permita satisfacer las necesidades de nutrientes que tiene el organismo. El balón intragástrico, un dispositivo de implantación no quirúrgica colocado por vía endoscópica por un médico gastroenterólogo, posibilita al paciente perder peso de forma gradual y evitar la obesidad atendiendo a estos factores.

Tras la colocación del balón, el cuerpo se ve inmerso en una etapa de adaptación ante el propio dispositivo, así como a los cambios alimenticios que se requieren para recuperar el buen estado de salud. Una vez implantado, el paciente iniciará sus comidas con dieta líquida, con la cual se sentirá satisfecho durante los tres primeros días, para ir incorporando progresivamente dieta blanda hasta lograr la aceptación de comida sólida.

Es importante considerar los ingredientes empleados en la preparación de los alimentos, así como el tiempo de cocción. El régimen alimenticio indicado por el especialista será bajo en calorías, por lo que el paciente debe evitar el consumo de grasas, azúcar y bebidas gaseosas y con cafeína que generen una sensación precoz de llenura o irriten la mucosa gástrica.

Cumplidos los primeros días a base de jugos o caldos, se incrementará la consistencia y volumen a través de frutas y verduras en papilla o puré. Posteriormente, el equipo de médicos recetará una dieta suave, compuesta por comidas fáciles de tragar y digerir, como carne molida, vegetales cocidos y frutas de textura suave.

“Cuando ya se incorporan alimentos sólidos, se recomienda al paciente comer en bocados pequeños, despacio y masticar muy bien cada uno; servir porciones de comida que contengan todos los grupos de alimentos en un plato de postre y con una altura que no supere dos dedos colocados en forma horizontal; no ingerir líquido durante la comida; y cumplir con las dosis de suplementos vitamínicos indicados según la composición física y el índice de masa corporal particular”, manifestó la Dra. Diana Gómez , Cirujano General y Bariátrico

Es importante destacar que el paciente debe dejar de comer cuando esté satisfecho y no cuando se sienta lleno. El exceso de comida puede causar pesadez, náuseas o vómitos, al tiempo que será una fuente extra de calorías que el cuerpo no requiere.

Aliado para combatir la obesidad
El sobrepeso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles asociadas a estos padecimientos son, en gran parte, prevenibles. Un eficiente aliado es el balón intragástrico, un dispositivo de implantación no quirúrgica a cargo de un médico gastroenterólogo, que posibilita al paciente perder peso de forma gradual y evitar la obesidad siguiendo cuatro pasos: la colocación del balón a través de endoscopia, alimentación balanceada, actividad física regular y apoyo psicológico.

Es una opción indicada para pacientes con Sobrepeso ( Indice de masa Corporal IMC entre 27 kg/m2 y 29 kg/m2 ) y en Obesidad leve ( IMC 30 kg/m2 a 34 kg/m2 ). El balón intragástrico es eficaz si el paciente cumple el tratamiento indicado por los especialistas del equipo de atención multidisciplinaria: cirujano general y bariátrico, gastroenterólogo, médico internista o endocrinólogo, nutricionista, psiquiatra o psicólogo y médico deportivo, pues la obesidad es una enfermedad multifactorial y, como tal, debe ser abordada por un grupo de especialistas para facilitar el cambio de hábitos.

El balón intragástrico por ser un método restrictivo( disminuye la capacidad gástrica para almacenar alimentos en forma temporal ) facilitando que el paciente adopte una mejor calidad de vida.