Actualización: Mié, 04 / Sep / 2013 2:56 pm
Miércoles, 04 / Sep / 2013

Descubrir una enfermedad por medio del autoexamen de Piel

Una inspección periódica permite alertar la presencia de enfermedades en la piel. De allí la importancia de conocer detectar anomalías o cambios que nos obligue a consultar al dermatólogo.

Descubrir una enfermedad por medio del autoexamen de Piel
A pesar de lo temibles que suenan enfermedades relacionadas con la piel como lesiones, manchas y tumores, una detección de ellas hecha a tiempo puede salvar una vida. 

Un autoexamen periódico es la mejor manera de prevenir cualquier complicación cutánea. “Examinarnos la piel es importante porque nos permite detectar la aparición de nuevas lesiones en la piel, así como cambios que se han presentado en las mismas. Esto nos ayuda a realizar un diagnóstico más temprano que nos lleve a consultar a tiempo a un dermatólogo y por ende a un tratamiento más oportuno”, explica Sandra Muvdi, dermatóloga del Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta.

Cualquier anomalía es clave a la hora del autoexamen. Manchas nuevas, placas, pepitas y cambios en los lunares, por ejemplo, pueden ser síntoma de un cáncer de piel. “También es importante detectar lesiones que nos aparezcan en cualquier parte del cuerpo, teniendo en cuenta que cuando hablamos de la piel también lo hacemos de sus anexos: el cuero cabelludo, el pelo, las uñas, las pestañas, las cejas”, advierte la especialista.

La manera adecuada de realizarse este autoexamen es hacerse en un sitio con una perfecta iluminación, preferiblemente natural, y frente a un espejo de cuerpo entero donde puedan visualizarse desde la cabeza hasta los pies. Hay que examinar todos los sitios de la piel, incluido el cuero cabelludo, las orejas, el tronco, las extremidades inferiores, las plantas, las palmas y la espalda.

Es preferible realizar el examen al menos una vez al mes, sobre todo si el paciente ya ha tenido un problema de piel. “Es importante visitar al dermatólogo al menos una vez al año, para que también nos haga una revisión más exhaustiva. Si hemos padecido algún cáncer de tipo melanoma, es básico hacer una revisión muy exhaustiva de todos los lunares con el dermatólogo”, señala la doctora Muvdi.

El cáncer de piel es, en efecto, la enfermedad oncológica más común en Colombia. Tanto, que desde hace tres años entró en la agenda pública del sector salud debido no solamente a su incidencia y prevalencia que tiene en la población, sino también a la ley No. 1388 del año 2010 que así lo dispuso.

La importancia de su tratamiento en el país es tal, que varios centros de especialistas poseen departamentos especializados en estudiar la dolencia. “Nuestro grupo de investigación en dermatología general nos da las suficientes herramientas para poder determinar si la piel tiene algunos cambios que pueden estar ocasionando algún mal desarrollo posteriormente o si hay grupos poblacionales que están sometidos a un riesgo en particular que debe ser controlado”, asegura el doctor Javier Cormane Fandiño, director del Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta. 
  
Esta entidad, adscrita al Ministerio de Salud y Protección Social, es una institución asesora del Gobierno Nacional, por lo que es su responsabilidad tratar de mejorar la política pública en todo lo a promoción y prevención del cáncer de piel.

Finalmente, la doctora Muvdi advierte sobre uno de los peligros más comunes que se da entre la población, como es el de la automedicación. “Hay muchas razones por las cuales no debemos auto-medicarnos. Además de que los remedios pueden hacernos daño, es posible que haya una interacción con otros medicamentos que estemos utilizando, lo cual puede empeorar el pronóstico y el curso de la enfermedad. La automedicación puede incluso llevar al paciente a la muerte”, afirma.