Actualización: Mar, 15 / Mar / 2011 3:12 pm
Martes, 15 / Mar / 2011

Yoga para ejecutivos relajados sin moverse de la oficina

Empresas se suman a que sus trabajadores practiquen yoga como una receta antiestrés. Ni siquiera necesita cambiarse ropa.

Yoga para ejecutivos relajados sin moverse de la oficina
Según la revista de negocios argentina Materiabitz, en Estados Unidos los "workaholics" (adictos al trabajo), ya no son bien vistos en las corporaciones, por eso muchas empresas obligan a sus empleados a tomarse días libres, desconectarse y tomar clases de yoga.

Si se tiene en cuenta que muchas jornadas laborales se extienden hasta 10 ó 12 horas diarias, es fácil deducir la incidencia que tiene en la vida. Por eso es importante que el tiempo que se pasa en la oficina sea placentero.

¿En qué ayuda practicar yoga entre los compañeros? La propia práctica fortalece la solidaridad y humaniza a los integrantes del grupo. Mejora el clima laboral, ya que un grupo con más energía, menos stress y unido por un ideal común, es más reflexivo y menos agresivo.

En nuestro país YogaCorp es una de las empresas que se dedica exclusivamente a practicar yoga en las empresas. La directora Catalina Vieira cuenta que desde hace tres años que tenía la inquietud de explicar los beneficios de la práctica a los ejecutivos. “Me acercaba a las empresas como una apuesta, pero ahora entienden la necesidad de implementar estos servicios”.

Según su experiencia, para los trabajadores la práctica de yoga se convierte en el ejercicio de la semana. “No sólo piden relajarse sino que transpirar”, señala Vieira.

Los pasos a seguir para contratar los servicios de esta empresa es además de comunicarse con ellos, reservar un espacio que puede ser la sala de reuniones, la cafetería u cualquier oficina desocupada, motivar a los compañeros a participar porque mientras más grande sea el grupo más baja es la mensualidad por persona.

YogaCorp pone los afiches, flyers, pendones y mailings que pueden difundirse a través de intranet. También lleva los implementos básicos para los ejercicios: mats, frazadas, mascarillas relajantes, cubos, velas difusores, música y, si es necesario, separador de ambientes. Las clases duran una hora, se imparten dos veces a la semana y se complementan con salidas a la montaña practicando el yoga-ski, a la playa con yoga-surf o frente al mar que es realmente terapéutico.

Patricia Díaz, coordinadora del club deportivo de empresa Claro Chile y asesora deportiva empresarial, cuenta que hace cuatro años partió con el yoga dirigido a los ejecutivos. Al principio los trabajadores se interesaban por las clásicas actividades deportivas, pero de a poco empezaron a llegar interesados en el yoga. Díaz contrató YogaCorp, buscaron un espacio cerca de la oficina y los resultados fueron extraordinarios, “la gente está muy contenta, el trabajo muscular es potente”, concluye.