Actualización: Vie, 15 / Jul / 2016 12:30 pm
Viernes, 15 / Jul / 2016

Siete zonas erógenas femeninas que todo hombre debe conocer

Todas esas dudas sexuales pueden quedar en el pasado si se acaricia de forma adecuada uno de los puntos erógenos de la mujer.

Siete zonas erógenas femeninas que todo hombre debe conocer
Zonas erógenas femeninas que todo hombre debe conocer

Conocer las zonas erógenas de las mujeres te marca el camino indicado para saber qué lugares “atacar” y llevar a tu pareja al máximo placer. Además, contar con esta información te hará sentir más confiado y seguro en el sexo, algo que muchas veces puede costar.

Estas partes al ser estimuladas tienen la capacidad de producir escalofríos, provocar piel de gallina y aumentar la temperatura. ¡Toma nota!

1. Hombros y cuello: Particularmente la nuca, genera escalofríos si se sabe estimular, ya sea con las manos o la boca. Las caricias en esa parte son sumamente eróticas.

2. Caderas y vientre: Son zonas que algunos hombres pasan por alto o que muchas mujeres evitan que les acaricien por miedo a que no sepan tocar y sientan el rollito. Los besos y las caricias son electrizantes en esa zona.

3. La espalda: Al igual que el cuello suele ser una de las zonas erógenas favoritas de las mujeres que pocos hombres se atreven a explorar.

Te puede interesar: "La mariposa" la posición sexual que más orgasmos genera

4. Muslos: Para la mayoría de las mujeres los besos y las caricias en la cara interna de los muslos es la ante sala al clímax. Hay que tener suaves movimientos, lo toques deben ser con los dedos, soplidos y besos.

5. El cabello: Las carias en el cabello y cuero cabelludo pueden ayudar a la relajación y liberar las tensiones que se generan al inicio del sexo.

La relajación es una de las claves más importantes para que se pueda general la conexión, de esta manera el ciclo de respuesta funciona adecuadamente.

6. Los dedos: Son el mejor medio para estimular y explorar el cuerpo de la pareja. Muchas mujeres disfrutan de la estimulación oral de los dedos, así como la imagen erótica que se cera en sus mentes mientras su pareja coloca sus dedos en su boca.

7. Las orejas: El lóbulo de la oreja, la zona detrás de las orejas y el pabellón auricular son muy sensibles a los besos, soplidos y suaves mordidas. En este lugar se puede generar más placer que en cualquier otro.

Colombia.com