Actualización: Mar, 14 / Feb / 2012 12:57 pm
Martes, 14 / Feb / 2012

Las patologías sexuales más frecuentes en los hombres

La disfunción eréctil se presenta en un 20.5% de los hombres y por lo general está ligada a enfermedades cardiovasculares, con un diagnóstico basado en el historial médico y sexual de los pacientes.

Las patologías sexuales más frecuentes en los hombres
Mientras que la eyaculación precoz, se desarrolla en un mayor número, afectando a un 20 ó 30% de la población masculina pudiéndose clasificar como de toda la vida (primaria) o adquirida (secundaria), el diagnóstico se basa en la historia clínica, evaluación de la eyaculación intravaginal sexual, tiempo de latencia, control percibido, angustia y dificultades interpersonales. Siendo estas dos patologías, las culpables de las consultas más frecuentes en la medicina sexual masculina.

La disfunción eréctil, es la incapacidad persistente de lograr y mantener una erección suficiente para permitir un desempeño sexual satisfactorio, afectando la salud física y psicosocial del individuo, impactando de manera directa su calidad de vida, pareja y familia.

Los estudios epidemiológicos sugieren que la disfunción eréctil que se manifiesta aproximadamente en el 5 a 20% de los hombres es de moderada a severa, factores como las enfermedades cardiovasculares, incluyendo la falta de ejercicio, obesidad, tabaquismo, hipercolesterolemia y síndrome metabólico tienen una gran incidencia para este problema.

El riesgo de padecer de disfunción eréctil, puede ser atenuado mediante la modificación de estos factores de riesgo, sobre todo el ejercicio y la pérdida de peso. Otro factor que incide de manera significativa en la aparición de la disfunción eréctil, es la prostatectomía radical, que es las lesión del nervio cavernoso, la mala oxigenación de los cuerpos cavernosos, y la insuficiencia vascular.

¿Cómo se puede tratar la disfunción eréctil?
Respondiendo a esta creciente necesidad BMGC, ha desarrollado tratamientos únicos, ofreciendo a sus pacientes protocolos seguros, con pocas contraindicaciones (usado incluso por personas que sufren del corazón y toleran la actividad física de una relación íntima) y sin límite de edad. Este tratamiento  es de aplicación local y permite al usuario mantener una erección incluso después de la eyaculación, según el tiempo deseado (se recomienda máximo 45 minutos de erección), tampoco requiere de excitación para producir su efecto, garantizando la erección sin importar el estado de excitación o sensibilidad.

Su mayor riesgo es el de producir una erección prolongada o priapismo, el cual se mitiga con un manejo adecuado; éste tratamiento permite en muchos pacientes generar soluciones a largo plazo, mejorando substancialmente la calidad de vida de las parejas que sufren la DE. Por esto, se convierte en una de las mejores opciones que ofrece la ciencia médica actualmente para el tratamiento de la disfunción eréctil.

¿Cómo combatir la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz es una disfunción sexual masculina, caracterizada por la eyaculación que siempre o casi siempre ocurre antes o al minuto siguiente a la penetración vaginal, a la incapacidad para retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales, y consecuencias personales negativas, tales como angustia, molestia, frustración y/o al rechazo de la intimidad sexual. Aunque en su etapa temprana no constituye un problema serio, ni se podría catalogar como una enfermedad, sin la atención especializada es muy poco probable que se supere, corriendo el riesgo de transformarse en una situación crónica.

Existen dos tipos de eyaculación precoz:

Eyaculación primaria:Ocurre cuando la eyaculación precoz ha estado presente a lo largo de toda la vida sexual del hombre, por lo que éste nunca ha podido controlar la eyaculación en sus relaciones. La Eyaculación precoz primaria es muy común, siendo una patología médica bastante frecuente. Estudios recientes indican que uno de cada tres hombres activos sexualmente la padece.

Eyaculación secundaria: Es la que aparece en un momento posterior de la vida del hombre, quien antes siempre había controlado su erección. En la mayoría de casos, la Eyaculación Precoz suele estar relacionada con una disfunción eréctil, por lo que tratando esta última se soluciona el problema.

El diagnóstico de la eyaculación precoz, se basa en la historia médica y sexual del paciente. La historia debe aclarar si es un problema que se ha presentado durante de toda la vida o si ha sido adquirido a lo largo de su vida sexual activa, se debe prestar especial atención a la duración del tiempo de la eyaculación, el grado de estímulo sexual, al impacto en la actividad sexual, la calidad de vida, y el uso y abuso de drogas.