Actualización: Lun, 11 / Abr / 2011 1:05 pm
Lunes, 11 / Abr / 2011

7 zonas erógenas secretas en el hombre

En el siguiente artículo, te presentamos 7 puntos erógenos masculinos totalmente inexplorados. Conócelos, apréndetelos y sorpréndelo estimulándole zonas eróticas que ni siquiera él sabe que tiene.

7 zonas erógenas secretas en el hombre
La boca: En esta zona hay un punto que es particularmente erógeno. Lo encuentras entre el labio inferior y la barbilla. Esa pequeña hendidura que se forma en este lugar está repleta de puntos muy sensibles. Estimularla es muy sencillo y puedes hacerlo de distintas formas. Es una muy buena idea para los preliminares.

Los testículos:
Aunque no lo creas, esta zona puede ser muy erógena para muchos hombres. Normalmente los olvidamos, concentrando la estimulación en el pene, pero lo cierto es que la estimulación de los testículos también puede entregar un gran placer. Puedes besarlos, acariciarlos o hacer lo que se te ocurra, pero recuerda que es una zona muy sensible y que lo que le hagas debe ser suave y delicado.

Los pezones: A veces nos olvidamos que los hombres también tienen pezones, o pensamos que en ellos casi están de adorno. Pero al igual que en nosotras, los pezones de los hombres están llenos de puntos muy sensibles, por lo que su estimulación puede resultar muy placentera. Puedes hacerlo de muchas formas: pellízcalos, muérdelos, bésalos, pásales la lengua, en fin, todo depende de tu imaginación.

Los pies: Nuestros pies están plagados de terminales nerviosos, muchos de ellos conectados directamente con la sexualidad y el placer. Hay un punto que es especialmente sensible: el hueso del tobillo y su alrededor. Estimúlalo ejerciendo una suave presión justo en la piel que está debajo del hueso del tobillo, se sorprenderá de lo satisfactorio que puede ser.

Los genitales: De más está decir que es la zona erógena por excelencia, sin embargo, aquí hay ciertos puntos desconocidos e inexplorados por nosotras que pueden hacerlo alucinar de placer. Uno de ellos es el pliegue que está entre los testículos y el pene. Su estimulación es muy sencilla cuando el pene está en erección. Puedes lamerlo, besarlo, soplarlo, etc., todo depende de tu imaginación.

El perineo:
Otro punto muy sensible es el perineo, sector de piel que se encuentra entre los testículos y el ano. Ejerciendo presión en este lugar, es muy sencillo estimular la próstata, que por si no lo sabías, al ser estimulada puede provocar el más intenso de los orgasmos. Da suaves pulsiones con tus dedos, presionando hacia adentro este punto. Verás cómo puedes darle un placer de los dioses.

El glande: El glande es la cabeza del pene y corresponde a la zona de este miembro con mayor sensibilidad. El estimularlo produce en el hombre una gran excitación. Por eso, si quieres volverlo loco en pocos segundos, debes empezar por aquí. Puedes estimularlo con tus manos, con los labios, con la lengua, o bien, con todas las anteriores. Eso sí, procura ir alternando la estimulación del glande con otras zonas, como por ejemplo el resto del pene o los otros puntos erógenos que te hemos presentado.

pretenciosas.com