Actualización: Mié, 23 / Nov / 2011 2:05 pm
Miércoles, 23 / Nov / 2011

Mascarillas para pieles secas

¿Tu cutis seco y sensible ya está acusando las bajas temperaturas? No te preocupes, con la ayuda de estas mascarillas caseras, muy sencillas, conseguirás que tu piel supere el invierno con nota.

Mascarillas para pieles secas
El frío, el viento, la lluvia y especialmente los cambios bruscos de temperatura que supone entrar o salir de una estancia con calefacción son una agresión casi permanente para nuestra piel, que tiende a deshidratarse con facilidad durante los meses invernales. Tirantez, irritación, sequedad e incluso descamación pueden llegar a producirse si la piel no está convenientemente protegida frente climatología adversa.

En esta época, las mascarillas son un perfecto aliado de belleza a la hora de prevenir o corregir ese poco favorecedor aspecto de rostro cansado y apagado muy habitual en estas fechas. Ahora, nuestra dermis necesita una hidratación y nutrición extras que le permitan hacer frente a las temperaturas extremas. 

Con ingredientes muy asequibles que, seguro tienes en casa, como la miel, la leche, o el aceite puedes hacer estupendas mascarillas capaces de revitalizar tu rostro devolviéndole toda su luminosidad.

Algunos consejos

1. Haz tu mascarilla en el momento en el que la vayas a aplicar desechando lo que te sobre (no es aconsejable guardarlas para usos posteriores). Si te sobra mascarilla aprovecha la mezcla para aplicarla en tus manos, otra de las zonas más castigadas durante los meses de frío.

2. Utiliza siempre recipientes de plástico o cristal (nunca metal).

3. Desmaquilla y limpia tu rostro en profundidad antes de la aplicación (tu piel deberá estar, además, totalmente seca).

4. Para que la mezcla resulte efectiva deberá permanecer en tu rostro entre 15 y 20 minutos. Aprovecha este tiempo para disfrutar de un momento de relax.

5. Al retirarla, hazlo preferentemente con agua templada.

6. Las mascarillas que te proponemos puedes aplicarlas una o dos veces en semana.

7. Asegúrate de no ser alérgica a alguno de sus componentes.

8. Las mascarillas no se aplican en la zona de los ojos ni de la boca, pero sí en el área del cuello.

9. En invierno tu piel necesita cuidados específicos. La mascarilla es sólo un complemento, por lo que no debes olvidar la aplicación diaria de tu crema hidratante y/o nutritiva y realizar una suave exfoliación aproximadamente cada dos semanas.

10. Aunque en invierno cuesta más, recuerda tomar abundantes líquidos (al menos dos litros entre agua, infusiones, caldos, etc).


Mascarillas que aportan hidratación y nutrición “extra”

De miel...

1 yema de huevo batida
1 cucharada de miel
1 cucharada de aceite de oliva
Mezcla bien todos los ingredientes hasta obtener una ligera crema homogénea y aplícala en tu rostro 20 minutos, aclarando a continuación con agua templada. Los nutrientes del huevo y de la miel, junto a la capacidad humectante del aceite hacen esta mascarilla especialmente recomendable para el invierno.

De aguacate...
1 huevo batido
½ aguacate
1 cucharadita de aceite de almendras (o de oliva)
Añade la pulpa del medio aguacate, aplastándola con un tenedor, al huevo batido y al aceite. Aplica la mezcla 20 minutos y retira. Los aceites del aguacate y su alto contenido en vitamina E harán que tu piel recupere su luminosidad. Si lo prefieres, esta mascarilla puede hacerse también eliminando el huevo (importante en caso de alergias).

De plátano...
½ plátano
½ yogur o ½ vaso de leche o nata líquida
Aplasta medio plátano que esté muy maduro y mézclalo con el producto lácteo que hayas elegido (bate bien el yogur, la leche o la nata). Aplica y deja actuar 20 - 30 minutos. Energía extra para tu piel. 
Si pese a la sequedad del ambiente, tu rostro tiene tendencia al exceso de grasa (brillos) puedes sustituir el plátano por media manzana.

De pera...
1 pera
½ pepino
2 cucharadas de aceite de oliva
Esta súper refrescante mascarilla es especialmente recomendable si tu rostro sufre enrojecimiento y picores. Mezcla los ingredientes con ayuda de una batidora y aplica el resultado 15 minutos en tu rostro. Ayudarás a que tu piel recupere su equilibrio.

De avena...
1 yema de huevo batida
1 cucharada de miel
1 cucharada de copos (o harina) de avena
Mezcla todos los ingredientes y deja que actúen en tu rostro 20 minutos. Con estos nutrientes extra tu piel quedará tersa y luminosa.

De avena y trigo...
½ yogur natural
4 cucharadas de copos o harina de avena
2 cucharadas de miel
2 cucharadas de aceite de germen de trigo
Similar a la anterior (sin huevo), este cóctel de vitaminas revitaliza en profundidad y deja la piel perfectamente hidratada y protegida (aplica 20 minutos).