Actualización: Jue, 27 / Ene / 2011 5:35 pm
Jueves, 27 / Ene / 2011

Secretos del Feng Shui para estimular la pareja

Bajo el supuesto de que no existe división entre el ambiente y quien lo habite, la disciplina oriunda de Oriente sostiene que, lo que para muchos es sólo decoración, determina qué tipo de energía “circulará” en el hogar.

Secretos del Feng Shui para estimular la pareja
En tu habitación coloca objetos pares. Si tienes una vela, agrega otra. Si tienes un colgante agrega dos. O fotos con la pareja: por simbología, fomenta las relaciones.

Los objetos pares por su simbología aluden a la pareja. ¿Pero cómo puede influir lo externo en nuestra vida personal e interior? ¿Cómo funciona el concepto de Feng Shui en este caso tan puntual?

La respuesta es simple pero no tan identificable: no hay una división entre nuestro ambiente y nosotros, sino un constante intercambio de energía. Si el intercambio de energía es positivo, entonces generaremos eventos beneficiosos en nuestra vida cotidiana y estaremos radiantes.

Si por el contrario todo lo que nos “llega” de afuera es molesto, odioso y resulta ser un ruido a la armonía y a la belleza del entorno, nos dejará agotados y en un estado de resentimiento con el prójimo y por empatía, con nosotros mismos.

La combinación de la psicología de Occidente y el emplazamiento positivo de objetos de Oriente -el Feng Shui-  puede hacer que obtengamos frutos y recompensas extra si sabemos aplicarlo: lo mejor de dos mundos.

La psicología de Occidente nos invita a visitar nuestro mundo interior, entenderlo, expresarlo y modificar lo que nos daña. Todo sucede internamente, en un diván y con la ayuda de un profesional.

Todo lo que nos rodea es positivo o negativo, blanco o negro y somos nosotros quienes tenemos que buscar un balance a esa situación externa. Somos nosotros quienes tenemos que “surfear” las energías y buscar solo la que nos conviene recibir que se traducirá en armonía, paz interior y la tranquilidad del sosiego.

Pero desde la cultura oriental, nos llega algo diferente y a su vez tan valioso como efectivo y desconocido por nosotros: el Feng Shui.

La ventaja del Feng Shui es que nos permite recibir esa armonía desde afuera directamente, sin tener que preocuparnos por buscarla nosotros mismos, porque ya nos llega procesada. ¿Cómo puede ser? Es a través de consejos simples y valiosos que nos traen calma. Va directamente al inconsciente.

Con mi experiencia personal puedo aconsejar que no hay que descuidar la psicología, porque al analizar situaciones y por el hecho de saber bien en dónde nos encontramos mentalmente, lograremos que la energía positiva que generamos desde lo externo y con mis consejos de Feng Shui, nos dure en el tiempo y no se nos esfume.

No es esoterismo, ni es instantáneamente pues se va sumando y potenciando. Es solamente aplicar consejos que voy a ir enseñando en esta sección y verás lo efectivo que será, generar energía positiva y situaciones beneficiosas, la llamada “suerte”

Es más fácil pensar que si sólo estimulamos positivamente lo externo y por medio de los objetos que nos rodean, todo saldrá bien. Es cierto, pero para que dure en el tiempo, tenemos que usar nuestra energía interna también.

Juntos vamos a caminar por este camino positivo, un sendero que nos va a traer situaciones y eventos positivos, porque nos va a sacar de las profundidades del pensamiento negativo, para ver la vida con un color diferente.

A modo de ejemplo podríamos comenzar completando lo que actualmente nos falte que sea par en nuestra habitación y con eso ya empezaríamos a tener un mejor balance.

Recuerda que el Feng Shui se trata de pequeños detalles que hacen al todo. Es obvio que si no tenemos todo par, no va a ser una causal de divorcio, sólo nos hará “ruido” y a la larga, nos puede desarmonizar. Pero el arreglar eso tan pequeño, hará que en muy corto plazo, nos armonicemos.

Poco a poco incorporaremos cada una de las reglas ya estudiadas, probadas y vigentes desde hace mas de 4 mil años, que es cuando surge el Tao y con ello el Yin y el Yang y el concepto de armonía.

Con el Yin y el Yang, surgió la identificación de los iones positivos y negativos que, apalancándose unos con otros, generan automáticamente fuerzas entre si y hacen que todo funcione, evolucione y lo haga en forma natural, usando la propia fuerza interior, de cada una de ambas energías y de cada elemento, para potenciarse mutuamente.

Anacabuli.com