Colombia.com Bogotá Martes, 16 / Abr / 2019

¿Eres esclava de la ansiedad por controlar a tu pareja?

¿Eres de las que no duermen ni realizan actividades personales porque primero está tu pareja? Existe una delgada línea entre estar en pareja y depender de ella. Aquí te explicamos.

¿Eres esclava de la ansiedad por controlar a tu pareja?
¿Controladora u obsesiva? Foto: ShutterStock

Sabemos que a veces es un poco complicado que no nos moleste que nuestra pareja tenga libertad de estar, por ejemplo, en la misma ciudad y no necesariamente todo el tiempo juntos. Por esto, presta atención a estos detalles para saber si eres esclava de controlar a tu pareja.

Deseas saber todo lo que hace durante el día

No, esto no es amor, esto es control puro. Generalmente las parejas se comunican a grandes rasgos lo que pasa durante el día pero no necesariamente contar con lujo de detalles cada uno de los movimientos. Es mejor aprovechar esos momentos para demostrar cariño y amor, que llevar un récord de lo que se ha hecho.

Ejemplos: Más de cinco llamadas al día preguntando dónde está y qué hace. O, más de cinco llamadas perdidas si no contesta la primera vez.

Deseas saber en qué se gasta el dinero

Invadir terrenos tan personales como el sueldo de tu pareja no tiene otro nombre que desconfianza y celos. Cuando se trata de compartir gastos, lo ideal es tener claro desde el principio cuánto van a aportar los dos, no controlar cada cosa. Pero cuando no y llegas al punto de verificar si ha comprado o no algo, tienes un problema.

Celos porque sí y porque no

Para celar hay ocasiones de ocasiones, pero no es normal que tú o tu pareja sean celosas el 100% del tiempo y sobre todo sin razón alguna. Por ejemplo, cuando los celos van acompañados de gritos o en lugares públicos, lo que se busca es herir y ridiculizar. Esto no se debe tolerar de ninguna forma.

Hace cosas a tus espaldas 

Si lo piensas bien, esto es tomar decisiones de pareja a tus espaldas y está relacionado con el control de la cosas pues no pide para nada tu opinión. Controla la relación, las compras y simplemente no le interesa saber lo que quiere la otra persona, con lo que él diga es suficiente.

En público, tu pareja responde y decide por ti

Qué tal si salen y tu pareja pide tu plato, decide e insiste en que se debe hacer lo que él diga porque es quien tiene la razón y el mando de la relación. Esta es la opción más machista de esta lista que te hará abrir los ojos, por si eres tú quien hace esto.

Lo cierto es que tener una relación así no es nada sano. Si se tiene la necesidad de controlar al otro y hacerlo sentir mal por lo que hace, lo que dice y lo que piensa, simplemente debes hacerte consciente de que vives en un mundo de desconfianza, que precede a la ruptura de cualquier relación.

Redacción Vida y Estilo - Colombia.com