INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
HÉCTOR OCHOA CÁRDENAS (Compositor)
Colombia.com Aunque llevaba impreso en su alma “el código genético” de la música, su vida transcurrió durante 25 años en una entidad bancaria, al verse en la necesidad de encontrar una fuente de ingresos estable. Tuvo entonces que alternar esta actividad con la composición de canciones de manera “clandestina” para que no pensaran que podía descuidar sus obligaciones laborales.

Se podría pensar que su padre, el maestro Eusebio Ochoa director de orquesta y compositor de música religiosa, le inculcó el gusto por la música. Pero contrario a ello, le decía que desempeñarse en esa profesión no era una alternativa económicamente segura. No obstante, Héctor Ochoa, el autor de “El Camino de la Vida” se interesó por preservar ese legado convirtiéndose en el único de los 20 hijos de esta familia (él es el número 13) que se interesó en ello.

Su padre decía con toda la sabiduría de un vidente que “ser músico y compositor no ofrecía un futuro económicamente asegurado”, así se lo contó Ochoa a Colombia.com. “Mis hermanos tienen buen oído musical, pero no se interesaron por el aprendizaje musical. Son unos buenos melómanos”, agregó.

El tema “El Camino de la Vida” lo hizo merecedor del cariño del público como se demostró al ser elegida como la canción más bella de Colombia en 1991 y luego, en diciembre de 1999, como “La canción colombiana del siglo XX”, en ambas ocasiones, por votación nacional en concursos convocados por RCN radio.

Para Ochoa, la acogida de este tema, se debe a que cada persona se identifica con su contenido y la define como un himno a los hijos, la familia, el amor y la vida. De “ El Camino de la vida” hay más de 40 versiones grabadas y se han vendido más de 2 millones de copias. “Tú lo mejor de todo”, “Pase lo que pase”, “Una serenata para ti”, “Muy Antioqueño”, “El amor no acaba” y “Después que me olvidé de ti”, son otras de sus canciones.

Inicios en la música
Su primer encuentro con la música empezó en su época de estudiante de bachillerato cuando integró “El Trío de Oro”, agrupación que se presentó con mucho éxito en los radioteatros de La Voz de Antioquia, La Voz de Medellín y Radio Libertad.

Este paisa nacido el 24 de julio de 1934 se estrenó con “Bendito Amor”, su primer tema grabado en 1961 por el tenor Víctor Hugo Ayala. “Ahí comencé a sentirme ya compositor”, admite al recordar este episodio. Pero este creador de la canción romántica no podía dejar por fuera de su repertorio a su terruño, fue así como nació “Mi Bella Medellín” y “Muy Antioqueño”.

El Escudo de Oro de Antioquia, la Medalla Alcaldía
de Medellín, la Orden de la Democracia otorgada por el Congreso de la República; El Tiple de Oro de la Fundación Garzón y Collazos; el trofeo la Lira de Oro, la Medalla Orden de Santa Cecilia y Pergaminos del Concejo de Medellín, han sido algunas de las distinciones y condecoraciones que ha recibido.

Las dos primeras, al igual que la Lira de Oro y la Medalla Orden de Santa Cecilia; son las máximas condecoraciones del departamento, de la ciudad y de la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia Sayco, en su orden respectivo. De esta última asociación además, ha sido directivo en varias ocasiones.

También, ha dedicado 15 años de su vida a la fundación sin ánimo de lucro “Antioquia le canta a Colombia”, la cual propende por la preservación y divulgación de la música autóctona colombiana y la promoción de sus intérpretes y compositores.

Al respecto, asegura que la música colombiana, a excepción del vallenato, ha sido aislada por los medios de comunicación ante la llegada de géneros musicales de diferentes partes del mundo y el poder económico de las casas de discos multinacionales. Por esta razón la fundación trabaja para que la música colombiana no se extinga, para que sea parte de la identidad cultural y de la historia de este país. Admite, que mejorar esta situación será difícil y que es desde la niñez donde se debe enseñara a querer a los niños nuestro preciado patrimonio cultural y musical.

Otra de las causas que ha defendido durante su carrera son los derechos de autor, por los que ha participado en la promulgación de varias leyes y ha tenido que demandar a algunas casas de discos. Es así como reconoce que esto lo ha llevado a ser catalogado poco grato dentro de algunos productores nacionales de discos.

“El negocio de la música es una cadena que empieza con el compositor, sin el cual no existiría el resto de quienes más se lucran de ella: los intérpretes, el productor de discos y los distribuidores. De estos paradójicamente, el más débil es el compositor”, afirma.

Incluso, actualmente tiene una demanda contra cinco disqueras en Colombia porque desde hace 15 años “están explotando ilícitamente tres de mis obras musicales, sin ninguna autorización de mi parte y sin mediar contrato alguno”. El proceso está en etapa de investigación.

Ochoa asegura, que por concepto de regalías y derechos, más los perjuicios morales, le deben cerca de mil millones de pesos por las aproximadamente 500 mil copias que se han vendido ilícitamente de sus obras, entre las cuales se encuentra “El Camino de la Vida”.
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir