Por: Juliana Palomino • Colombia.com

Jornada laboral en Colombia tendrá una reducción

La jornada se reducirá 6 horas semanales sin afectar la remuneración de los empleados.

Reducción se verá reflejada hasta el 2026. Foto: Shutterstock Fotos593.
Reducción se verá reflejada hasta el 2026. Foto: Shutterstock Fotos593.

La jornada se reducirá 6 horas semanales sin afectar la remuneración de los empleados.

Fue aprobada en su último debate en la Cámara de Representantes la ley que disminuye la jornada laboral de los colombianos de 48 a 42 horas semanales, sin embargo, para que entre a regir se necesitaran de dos años.

El ponente del proyecto (cuando aún era parte del Congreso de la República) fue Álvaro Uribe Vélez y, al renunciar, pasó a estar a cargo de sus colegas del partido Centro Democrático para que saliera adelante.

Si bien se realizaría una reducción a las horas de trabajo semanales, esta no tendría efecto inmediatamente para no ver afectados a los empresarios, entonces el proceso a llevar sería que, en dos años (para el 2023) se inicie a quitar una hora, al igual que para el 2024, pero del 2025 en adelante se haría una disminución de dos horas por año hasta erradicar esas 6 horas.

Prácticamente sería hasta el año 2026 en que la nueva norma comenzaría a regir y a ser aplicada en el horario de todos los colombianos.

“Logramos reducir la jornada laboral de 48 a 42 horas semanales. Más productividad para las empresas, mejor calidad de vida para los trabajadores y ojo, sin que se baje el sueldo”, tuiteo Edward Rodríguez, representante a la Cámara por el Centro Democrático.

Como recalcó Rodríguez, al ser aprobada esta ley no habrá forma de que el salario de los trabajadores sea desmejorado o tenga cualquier tipo de afectación, pues este proceso de eliminación de horas en la jornada laboral no afectará el sueldo de los colombianos.

Por su parte, otros sectores como la Andi y la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, Acopi, han criticado el proyecto diciendo que, a parte de encarecer la creación de empleo, también se afectará la competitividad, lo cual va en sentido contrario de lo que se buscaba en cuestiones laborales.

"Está demostrado que proyectos parecidos en otros países no han generado el empleo que se pretendía. La estructura empresarial está desgastada: se han agotado todos los esfuerzos para preservar el empleo", comentó Rosmery Quintero, presidenta de Acopi.

Artículos Relacionados

+ Artículos