Turquía sigue en busca de los responsables del atentado en Ankara

El mundo quedó perplejo tras el terrible atentado que ya ha dejado más de 120 personas muertas y más de 200 heridos en Ankara, ahora el gobierno de Turquía está en busca de los responsables de este hecho.

Foto: EFE
Foto: EFE

El mundo quedó perplejo tras el terrible atentado que ya ha dejado más de 120 personas muertas y más de 200 heridos en Ankara, ahora el gobierno de Turquía está en busca de los responsables de este hecho.

Todas las pistas del atentado de Ankara señalan a las redes yihadistas en Turquía, pero el Gobierno islamista aún no ha indicado oficialmente una sospecha de autoría concreta, aparte de prometer luchar contra todo tipo de terrorismo, incluyendo el kurdo y de la extrema izquierda.

Lo que sí parece ya oficial es que el atentado fue perpetrado por dos hombres que se inmolaron ayer entre la muchedumbre congregada para iniciar una marcha por la paz en el país eurasiático.

Así lo confirmó hoy el primer ministro, Ahmet Davutoglu, en una entrevista con el jefe de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, según relató este último a la prensa.

"Me han dado información sobre el atentado; entenderán ustedes que no puedo dar detalles. Me dijeron que había dos atacantes suicidas, ambos varones. Sin embargo, no han nombrado ninguna organización", declaró Kiliçdaroglu.

Numerosos analistas han subrayado la enorme similitud de este atentado con el ocurrido en Suruç, el 20 de julio pasado, en el que murieron 33 activistas de la izquierda prokurda.

En aquella ocasión, un joven ciudadano turco, que había pasado por los campos de entrenamiento del Estado Islámico (EI) en Siria, se inmoló con una carga de TNT reforzada con bolas de acero para aumentar el efecto mortífero, exactamente igual que en Ankara.

La policía incluso ha podido determinar que el explosivo usado ayer es del mismo tipo, aseguró hoy la cadena CNNTürk.

Además, según el diario "Cumhuriyet", poco antes de la explosión se escuchó gritar a alguien "Dios es grande", al igual que sucedió en Suruç, frase poco habitual en el ambiente de la izquierda laica que se había congregado para esa marcha.

Basados en estos indicios, la izquierda ha acusado directamente al Gobierno de inducir o, a menos, permitir el atentado, dada la ausencia de medidas contundentes contra el extremismo islámico que se expande por el país.

También Kiliçdaroglu pidió al primer ministro que haga dimitir o destituya a los titulares de Interior y Justicia por su incapacidad de prevenir la peor masacre en la historia de Turquía.

Aunque la Policía turca asegura que lucha contra las redes de apoyo al Estado Islámico, muchos activistas señalan que cualquier reunión de la izquierda sufre más vigilancia y acoso que las actividades de abierta captación de yihadistas y recuerdan que el autor de la masacre de Suruç tenía incluso antecedentes policiales.

La Policía arrestó hoy al menos 22 personas en las provincias de Adana, Esmirna y Konya en una redada dirigida contra las redes del EI, aseguró el diario Evrensel, pero no se ha aclarado aún si la operación tiene relación con el atentado.

Tampoco sentó bien en la oposición la insistencia de Davutoglu de dedicar los tres días de luto nacional, iniciados hoy, no solo a los fallecidos en la masacre sino a todas las víctimas del terrorismo, incluyendo expresamente a los soldados y policías caídos en el combate contra la guerrilla kurda.

Este discurso parece buscar un contrapeso a la tragedia causada en una manifestación de la izquierda, apelando al voto nacionalista, tres semanas antes de las elecciones.

Artículos Relacionados

+ Artículos