Colombia.com Bogotá Lunes, 01 / Abr / 2019

Buenaventura: Joven con Lamborghini, implicada en red de corrupción de la DIAN en este puerto

La excéntrica vida de la joven, demostrada en redes sociales, fue la que permitió descubrir la red de corrupción en Buenaventura.

Buenaventura: Joven con Lamborghini, implicada en red de corrupción de la DIAN en este puerto
El auto estaría cotizado en unos mil millones de pesos. Foto: Twitter

Hasta hace algunos días, Jenny Ambuila era un nombre que no sonaba muy poco o nada en los medios de comunicación de Colombia, a pesar de la vida de lujos que vivía esta joven: autos caros, viajes a países exóticos, entre otros privilegios reflejan la vida de excentricidades que llevaba Ambuila y que presumía constantemente en redes sociales.

Sin embargo, la ‘pantalla’ que hacía la joven de su vida, fue la misma que terminó condenándola, junto con su familia, a perderlo todo. En una de las publicaciones que tenía en sus redes sociales, Jenny Ambuila aparecía posando con un Lamborghini rojo, uno de los automóviles de gama alta que estaba a su nombre. El vehículo estaría cotizado en unos mil millones de pesos, y fue precisamente este valor el que encendió las alarmas de las autoridades colombianas.

En pro de saber el origen del dinero con el que la joven podía costear estos costosos gustos, la Fiscalía General de la Nación inició una investigación, en colaboración con agencias de Estados Unidos (país en el que vivía Jenny), en la que se descubrió que su lujosa vida era resultado de una red de corrupción en Buenaventura, responsable del paso sistemático de mercancía ilegal en este puerto.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Red familiar

Así, con sus publicaciones y estilo ostentoso de vida, la mujer dejó al descubierto los actos delictivos de su padre Ómar Ambuila, jefe del Grupo Interno de Trabajo de Control de Carga de la Dian en Buenaventura, y su compañero de trabajo, Emilson Moreno Granja, responsables de “manipular los contenedores y alterar el contenido o permitir que cruzaran sin ningún control aduanero”, según explica el periódico ‘El Colombiano’, de Medellín.

“Estaría demostrado que los dos funcionarios no tenían salarios superiores a los seis millones de pesos, sin embargo, registraron ingresos y compras por montos muy superiores de los que nunca ha existido claridad sobre su origen”, es la versión que expondrá el fiscal a cargo del caso frente al juez de garantías.

Por supuesto, cuando se conoció el sueldo que ganaba Ómar Ambuila, lo primero que se preguntó la Fiscalía es de donde había sacado el dinero para comprar el costoso auto que manejaba su hija en Estados Unidos. Ante el cuestionamiento, la familia Ambuila aseguró que el vehículo se costeó gracias a la venta de una casa que tenían en Cali, en 2016.

“Este negocio fue desvirtuado por los investigadores, ya que se verificó que para el mencionado año Ambuila no tenía bienes a su nombre”, explican las autoridades.

Se espera que, tanto los miembros de esta familia como los demás implicados en esta red de corrupción, sean juzgados por los delitos de lavado de activos, favorecimiento al contrabando, enriquecimiento ilícito y concierto para delinquir.

Christopher Ramírez - Colombia.com