Actualización: Jue, 06 / Jun / 2019 8:29 am
Colombia.com Bogotá Jue, 06 / Jun / 2019 7:18 am

"Escondí el cuerpo en el jacuzzi": Rafael Uribe Noguera sobre el crimen de Yuliana Samboní

El arquitecto bogotano hoy paga una condena de 58 años por el abuso sexual y asesinato de la menor.

Rafael Uribe Noguera habla sobre el crimen de Yuliana Samboní
Uribe Noguera asesinó a Yuliana Samboní el 4 de noviembre de 2016. Foto: Twitter

El pasado 5 de junio fue un día importante en el escabroso caso de Rafael Uribe Noguera, quien confesó asesinar a Yuliana Samboní, el 4 de diciembre de 2016, por lo que paga una condena de 58 años en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar.

Sin embargo, en los últimos días los protagonistas han sido Francisco y Catalina, sus hermanos, mismos que actualmente enfrentan un juicio por el supuesto encubrimiento a Rafael.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Una 'escabrosa' situación

Ante esto, la noticia de hoy tiene que ver con la declaración que hizo Uribe Noguera, a puerta cerrada, en la que aseguró que sus hermanos no tuvieron nada que ver con el asesinato, y para demostrar esto, describió el momento vivido luego de la muerte de la niña.

“Siento angustia, y al presentir que iban a llegar mis hermanos, escondo el cuerpo de Yuliana. No recuerdo el orden, pero cojo su ropa y la escondo en la cisterna del baño principal. Después no sé exactamente lo que hice”, comenzó Rafael Uribe.

Luego de esto, explicó que su memoria fue llegando de a poco y fue en ese momento que se dio cuenta de la dimensión de la situación. “Cuando empiezo a tener memoria y conciencia de lo que estaba pasando, miro mi celular y tengo cualquier cantidad de llamadas y mensajes. Creo que leo algunos y veo que me están buscando afanadamente. Después decido contestar y es mi hermana. Me dice que me está buscando el Gaula y que dónde estoy. Le miento y le digo que estoy en casa de una amiga”, relató.

Ahora bien, esta versión no convenció a Francisco y Catalina, quienes se dirigieron al edificio en el que vivía Rafael. Al llegar, primero intentaron contactarlo por el citófono de la recepción, pero después decidieron ir directamente hasta su apartamento con el fin de saber lo que realmente estaba pasando.

No recuerdo muy bien y me salgo al balcón auxiliar. Recuerdo que el piso estaba lleno de grasa, intento limpiarla, escondí el cuerpo en el jacuzzi. La puerta por donde escondí a Yuliana era casi imperceptible, estaba entre el piso y madera”, narró.

Mientras tanto, su hermano Francisco le pedía que abriera, pues “si no le abría la puerta le iba a tocar saltar y podía matarse”.

Fue en ese momento cuando Uribe Noguera decidió saltar la pared que dividía su apartamento, en el edificio Equus 66, en Chapinero Alto (Bogotá), con el de su hermano.

“Yo salí al balcón y solo quería tirarme de allí. Mi hermano me coge de los brazos, me grita, me empieza a preguntar qué hice con la niña, que dónde está y que si le hice algo me va a matar”, indicó.

Y fue allí cuando, según él, prosiguió toda una serie de mentiras con el fin de intentar ocultar lo que había hecho con Yuliana: “En principio le dije cuál niña, luego cambié la versión y le dije que Yuliana se había bajado en los puentes de la Circunvalar, volví a cambiar mi versión y le dije que se había tirado. Mi hermana (…) se desploma, se agachó y se cogió la cabeza, mi hermana lloraba mucho, veo que mi hermana empieza a caminar por todo el apartamento, buscando a la niña”.

“Pero yo estaba muy mal y fuimos a la clínica, pero no llegamos los tres, mi hermana se baja del taxi en la 72 con 7, Francisco le dijo a Catalina que se bajara y se fuera a la casa. En el camino a la clínica le digo que la niña ya está muerta, y él empieza a llorar, me dice que me odia y que me voy a morir en una cárcel”, finalizó Rafael.

 

Redacción Actualidad - Colombia.com