Actualización: Mar, 06 / Ago / 2019 10:52 am
Colombia.com Bogotá Mar, 06 / Ago / 2019 10:12 am

[Opinión] ¡Feliz cumpleaños, mi caótica y amada Bogotá!

Como bogotano puedo admitir que no somos la mejor ciudad de Colombia, pero sí el corazón de este hermoso país.

Cumpleaños Bogotá
Panorámica de Bogotá D.C., ciudad capital de la República de Colombia. Foto: Christopher Ramírez

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Hoy los bogotanos estamos de celebración. Este 6 de agosto no es una fecha más en el atiborrado calendario festivo colombiano, pues la capital del país cumple un año más desde que tuvo sus primeros habitantes, en 1538.

Hace exactamente 481 años, el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada tomó una de las decisiones más importantes de la historia de nuestro país, al establecerse en lo que hoy se conoce como el Parque Santander, en el centro de Bogotá.

Junto con sus acompañantes, algunos indígenas muiscas y el fray Domingo de Las Casas, Quesada se quedó en este lugar tras construir doce chozas de paja y así efectuar, esa misma tarde-noche, la que fue la primera misa católica en la historia bogotana. 

Sin embargo, y no sé si lo habrán notado, pero en ningún momento he mencionado la palabra “fundación”.  Y es que, de acuerdo con algunos historiadores, este primer asentamiento de Quesada no se puede considerar como la fundación de Bogotá, pues para agosto de 1538 no existía la población ni los recursos legales para efectuar dicho trámite.

Por esto, según la Revista Diners, no fue sino hasta principios de 1539 que el conquistador español, aconsejado por el fundador de Santiago de Cali, Sebastián de Belalcázar, instauró todos los principios jurídicos para fundar definitivamente a Santafé de Bogotá. Ya con un alcalde, comisarios y cabildantes (concejales), el 27 de enero de 1539 se fundó Bogotá, en la superficie que hoy ocupa la Plaza de Bolívar y que por entonces tomó el lugar de la plaza Mayor de esta nueva ciudad.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

¡Bogotá, Bogotá, Bogotá!

Con todo esto, la celebración no se puede ignorar por este “pequeño” detalle. A lo largo de la historia lo hemos conmemorado el 6 de agosto; y hoy no será la diferencia.

Ahora bien, muchos se preguntarán: ¿qué es lo que se celebra? Para nadie es un secreto que Bogotá no es “La Atenas de Latinoamérica” como muchas veces nos la han querido vender. En términos de seguridad, salud y, sobre todo, movilidad, no tiene comparación si la medimos con otras ciudades capitales como México D.F., Santiago de Chile o, incluso, Lima.

Asimismo, la corrupción nos ha absorbido, resultado de un virus que se carcome más y más al resto del país. Por ejemplo, el “Carrusel de la Contratación”, que demoró más de lo pensado la implementación de TransMilenio por la Calle 26 (tres años de atraso), y que le costó a la ciudad un poco más de 2,2 billones de pesos, es solo uno de los tantos casos que han desgarrado las arcas de la capital.

Sin embargo, Bogotá no es solo lo malo que vemos a diario, pues sigo creyendo que lo bueno aún es más. Muchos olvidan que es la ciudad de las puertas abiertas de Colombia. En cada barrio, incluso, en cada cuadra, hay una persona que, aunque tenga un acento diferente al de los cachacos, es considerado como un hijo más.

Hay paisas, caleños, costeños, pastusos, santandereanos, boyacenses, tolimenses, huilenses, chocoanos, llaneros, indígenas, isleños, venezolanos, gente de toda clase, religión y color que ven en la capital la primera opción para lograr sus sueños.

Tal vez no haya una oficina para todos, pero sí hay una forma decente y honrada de ganar el sustento diario.

Tal vez no tengamos el mejor sistema de transporte, pero hay formas de llegar a los lugares más recónditos de la ciudad.

Tal vez no se vea el mejor clima, pero está Monserrate, la Quinta de Bolívar, el Parque Simón Bolívar, el Jardín Botánico, el Museo del Oro, el Museo Nacional, la Séptima, entre otros lugares mágicos que recorrer, incluso, bajo la lluvia.

Tal vez no se vea el mejor fútbol, pero tenemos a dos equipos grandes, con hinchadas enormes, así como un tercero que cada día surge más.

Tal vez la mejor gastronomía no sea la de aquí, pero nuestros restaurantes representan los mejores sabores de todo el país.

Por esto y más, hoy me siento orgulloso de ser bogotano. De formar parte de aquella “blanca estrella que alumbra en los Andes” y que cruza con orgullo una “ancha senda que va al porvenir”.

¡Feliz cumpleaños, Bogotá!

 

Christopher Ramírez - Colombia.com