Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

“Don Raúl” falleció por la COVID-19 buscando justicia para su hijo

Raúl Carvajal, más conocido como “Don Raúl” falleció víctima de la COVID-19, este hombre buscó esclarecer la verdad que rodeó la muerte de su hijo, el cabo Raúl Antonio Carvajal Londoño, que al parecer fue asesinado por negarse a cometer asesinatos contra campesinos en casos de “falso positivos”.

Raúl Carvajal, más conocido como "Don Raúl" se dedicó a esclarecer la muerte de su hijo por 13 años, pero la COVID-19 no se lo permitió hacer más. Foto: Facebook Alejandro Tobón-Nelson Cárdenas
Raúl Carvajal, más conocido como "Don Raúl" se dedicó a esclarecer la muerte de su hijo por 13 años, pero la COVID-19 no se lo permitió hacer más. Foto: Facebook Alejandro Tobón-Nelson Cárdenas

Raúl Carvajal, más conocido como “Don Raúl” falleció víctima de la COVID-19, este hombre buscó esclarecer la verdad que rodeó la muerte de su hijo, el cabo Raúl Antonio Carvajal Londoño, que al parecer fue asesinado por negarse a cometer asesinatos contra campesinos en casos de “falso positivos”.

El 8 de octubre de 2006 el cabo Raúl Antonio Carvajal Londoño fue declarado por el Ejército Nacional como muerto en combate, sin embargo, las dudas en torno a su fallecimiento hicieron que su padre, Raúl Carvajal, iniciara todo tipo de pesquisas hasta confirmar lo que en el fondo de su corazón presentía, su hijo había sido asesinado por negarse a realizar un “falso positivo”.

Don Raúl Carvajal, se dedicó a recorrer el país a bordo de su camión para conocer la verdad de lo que sucedió con su hijo, de quien decía, fue asesinado por el propio Ejército y no por las balas enemigas de la guerrilla u otra fuerza irregular.

El abogado Miguel Ángel del Río Malo comunicó al país la noticia del fallecimiento de “Don Raúl”, como se conoció popularmente al adolorido padre, que buscaba que Álvaro Uribe Vélez le diera respuesta por su hijo, y por ello, durante 13 años luchó para esclarecer los hechos, y aunque en una oportunidad le pudo reclamar de frente al expresidente, la COVID-19 se apareció para terminar con su propósito y también con su vida.

"Ojalá le mataran un hijo a usted para que usted supiera lo que duele", así le dijo Don Raúl a Álvaro Uribe Vélez en cercanías a la Casa de Nariño en Bogotá, cuando le recordó que a pesar de que le pidió que investigara la muerte de su hijo, nunca hizo nada, nunca le respondió.

“Don Raúl” aseguró en su momento que días antes de la muerte de su hijo sostuvo una comunicación telefónica con él, y en ella, el cabo del Ejército le comentó que se retiraría de la institución porque se estaba ejerciendo mucha presión para asesinar campesinos y hacerlos pasar como guerrilleros.

Las razones que llevaron a Don Raúl Carvajal a montarse en su camión e instalarse, entre otros sitios en el centro de Bogotá, muy cerca a los edificios de Gobierno, fueron que el dictamen de Medicina Legal no podía determinar con qué arma fue asesinado su hijo porque el cuerpo había sido manipulado y, además, el comandante de policía de la Estación de El Tarra, Norte de Santander, lugar en donde supuestamente fue asesinado el soldado por integrantes del ELN el 6 de octubre de 2006, indicó que entre el 5 y el 12 de ese mes no se presentaron combates ni hostigamientos en la región.

“Don Raúl” quería que Álvaro Uribe Vélez, presidente por aquella época, le respondiera por su hijo, y entregó los años restantes de su vida a obtener respuestas, tristemente nunca llegaron porque los implicados mantuvieron un incólume mutismo y, además, apareció la mortal COVID-19.

Artículos Relacionados

+ Artículos