Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Iván Duque Márquez: Tres años al mando de un buque llamado Colombia

Se cumplen tres años de Iván Duque en el poder, su presidencia se ha caracterizado por mantener un discurso entre lo loable y lo derechista, sin embargo, la pandemia apareció y nadie estaba preparado para ello.

Actualización
Iván Duque Márquez cumplió tres años en el poder en medio de una inesperada época de pandemia. Foto: Twitter @IvanDuque
Iván Duque Márquez cumplió tres años en el poder en medio de una inesperada época de pandemia. Foto: Twitter @IvanDuque

Se cumplen tres años de Iván Duque en el poder, su presidencia se ha caracterizado por mantener un discurso entre lo loable y lo derechista, sin embargo, la pandemia apareció y nadie estaba preparado para ello.

7 de agosto de 2018, tomó posesión de la presidencia de la República el joven político bogotano de 41 años, Iván Duque Márquez, hijo del exregistrador nacional y gobernador de Antioquia, Iván Duque Escobar, luego de que meses atrás hubiera derrotado en las elecciones para primer mandatario a Gustavo Petro Urrego, líder de la izquierda colombiana.

En plena fecha de la Batalla de Boyacá, el nuevo presidente, desconocido para la gran mayoría de colombianos, tomó el mando de un buque con ínfulas de crucero, pero con una realidad que lo ha mostrado muchas veces como una chalupa con remos desvencijados debido a la difícil situación social y económica que por décadas ha padecido.

Iván Duque Márquez llegó con controversia al poder por estar apadrinado por Álvaro Uribe y porque triunfó la campaña en contra del principal contendor, Colombia no quería ser Venezuela y millones de colombianos se asustaron de solo pensarlo, entonces resultó mejor malo por conocer que bueno conocido y votó en favor del candidato del partido del expresidente antioqueño.

El nuevo presidente llegó al solio de Bolívar con el lema de un gobierno basado en principios de legalidad, emprendimiento y equidad, luego llegó la pandemia, algo que no estaba en los planes de nadie, y aunque con muchos detractores, a Iván Duque le tocó bailar con la más fea.

El estallido social iniciado el 28 de abril y agudizado durante dos meses, representó la mayor protesta social de la historia del país, pero en medio de altas y bajas, para muchos más de las últimas, la Casa de Nariño elaboró un informe con el compendio de la gestión del burgomaestre.

En lo relacionado con la política de legalidad, el Gobierno asegura que 12.000 exguerrilleros han logrado ser insertados en programas de salud, servicios productivos y servicios financieros.

El informe destaca las 17.967 hectáreas de cultivos ilícitos erradicadas y más de 7 millones de víctimas atendidas o reparadas.

Se considera como un logro fundamental el haber logrado aprobación de importantes leyes como la cadena perpetua para violadores de niños, el Código Disciplinario y los Consejos de la Juventud.

El compendio de logros entregados por la Casa de Nariño indica que durante el Gobierno de Iván Duque se alcanzó la cifra más baja de homicidios con un porcentaje de 45%, la captura de más de 53 cabecillas de organizaciones delincuenciales y la promulgación del Estatuto Temporal de Migrantes.

Pero como existen aciertos también hay vacíos y carencias en diferentes frentes, la lucha contra la corrupción es uno de ellos, también la persecución y asesinato de líderes sociales y el abuso de autoridad por parte de la Fuerza Pública.

En asuntos de Economía no sale bien librado, pero los analistas coinciden en que la mayoría de daños los causó la pandemia, sin embargo, el emprendimiento y la diversificación de la economía son esfuerzos interesantes, pero sin generación de empleo, ni la reducción de la brecha entre ricos y pobres, una golondrina no hace verano.

Artículos Relacionados

+ Artículos