Actualización: Mié, 02 / Oct / 2019 8:36 am
Colombia.com Bogotá Mié, 02 / Oct / 2019 8:03 am

[OPINIÓN] Las preguntas que deja la "irreal" fuga de Aída Merlano en Bogotá

Al puro estilo de 'Cien años de soledad', Aída Merlano nos enseñó que en Colombia la realidad, siempre, siempre, siempre, superará a la ficción.

Opinión: Escape de Aída Merlano
Momento en el que Aída Merlano se escapa de la Clínica La Sabana en Bogotá. Foto: Twitter

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Siempre he creído que Colombia es un país que, aunque nació mucho antes de que lo hiciera Gabriel García Márquez, fue él quien con el tiempo reveló lo que verdaderamente era nuestro país.

Y es que para nadie es un secreto que Macondo se concibió en la mente de ‘Gabo’ como un pueblo que reúne todas y cada una de las características que hacen a Colombia, Colombia; hecho que termina revelándonos lo que verdaderamente somos como ciudadanos de esta nación: personajes de un verdadero realismo mágico.

Esta tesis fue validada (y con creces) el pasado 1 de octubre con la fuga de la exsenadora Aída Merlano, de la Clínica La Sabana en Bogotá. Ya todos sabemos más o menos lo que ocurrió:

  1. De forma conveniente, el odontólogo que la atendía, salió de su consultorio en busca de un vaso de agua que Merlano le solicitó.
  2. Después de esto, la mujer sacó una cuerda profesional para escalar, amarró un extremo a una pata del escritorio que había en el lugar y el otro, lo lanzó por la ventana.
  3. Así, desde una altura de tres pisos, Merlano salió por la ventana, se colgó de la cuerda y, de manera estrepitosa, cayó en la calle.
  4. Allí la esperaba un hombre en una moto, cuya treta era ser domiciliario, y ante la vista atónita de los testigos, escapó.

Ni Tom Cruise en ‘Misión Imposible’ lo pudo haber hecho mejor.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Nominación al Óscar

Ahora bien, Merlano solo fue la protagonista de una película que tenía todo un guion de fondo, actores de reparto y hasta un director.

Las autoridades hoy se preguntan ¿qué pasó?, ¿el doctor es cómplice?, ¿quién es el sujeto de la moto?, ¿quién lo llamó?, ¿quién es la mujer que, no solo ayudó a levantar a la excongresista tras su caída, sino que también distrajo al guardia de seguridad para que la moto arrancara?, ¿quién le dio la cuerda a Aida?, ¿dónde la escondió?, ¿los guantes que uso para no hacerse daño, ya los llevaba o se los dieron al interior de la clínica?

Sin embargo, aparte de todos estos cuestionamientos, hay uno que, personalmente, me causa mucha intriga: ¿por qué no había un guardia del Inpec en el interior del consultorio con Merlano? Es inentendible que pase una inocentada de esta índole con el organismo que se responsabiliza de todo lo relacionado con el tema carcelario en Colombia.

¿Qué tanta privacidad requiere una consulta de diseño de sonrisa? ¿Se vulneraban los derechos humanos de la mujer si se acompañaba en el consultorio?

Un último detalle, ¿por qué una condenada a 15 años de prisión por concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante (compra de votos) y tenencia ilegal de armas estaba siendo tratada, fuera de prisión, por un tratamiento dental que es meramente estético y que en ningún momento ponía en riesgo la vida de la paciente? ¿Por qué tanta “amabilidad” con una delincuente?

¡Por Dios! No cabe duda que aquí “hay gato encerrado”, y que este es un nuevo caso que se suma a los miles de corrupción que existen en nuestro país.

“(Colombia) es una cultura de fiesta, de transgresión, de misterio, que rompe la camisa de fuerza de la realidad y reconcilia por fin el raciocinio y la imaginación, la palabra y el gesto, y demuestra de hecho que no hay concepto que tarde o temprano no sea rebasado por la vida”. Sabias palabras, ‘Gabo’. Sabias palabras.

Nota: Espero que, así como ocurrió con el supuesto ‘Mocho’ que se estalló en la Escuela de Cadetes General Santander en enero, y al que le descubrieron, en menos de 24 horas, todos los antecedentes: dónde había comprado el carro, a quién y quiénes eran sus cómplices, las autoridades hagan lo mismo con Aída Merlano. Después de todo somos un país de película y como tal tenemos a los mismísimos investigadores de CSI, ¿no?

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Christopher Ramírez - Colombia.com