Colombia.com Bogotá Martes, 15 / Oct / 2019

[OPINIÓN] Ecuador dio un ejemplo de democracia a Colombia

¿Ven que cuando el pueblo lucha junto se logran las cosas? 

Opinión Protestas Ecuador Colombia
Un manifestante indígena sostiene una bandera ecuatoriana. Foto: EFE

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Once días. Más de 260 horas. Casi dos semanas. Ese es el tiempo que duraron las manifestaciones en Ecuador, debido al contundente rechazo que mostraron los ciudadanos de ese país al decreto que cancelaba los subsidios al combustible y que, en el caso de la gasolina extra, se incrementaría de 1,85 a 2,30 dólares el galón, mientras que el diésel vería un incremento de 1,03 a 2,27 dólares. Así, se reportaría un aumento del 123 % en el costo del combustible.

Por supuesto, incremento de estas proporciones causó que las personas de todas clases sociales y razas se desbordaran a las calles en busca, no de disminuir un poco los nuevos precios, sino de que se mantuvieran los que existen.

En consecuencia, Ecuador se convirtió en un campo de batalla. Los indígenas organizaron una minga, los transportadores bloquearon las vías, los soldadores creaban escudos para proteger a sus hermanos que protestaban por sus derechos… en fin, durante los últimos once días los ecuatorianos mostraron lo que es la democracia: el respeto del poder dado por el pueblo y que por ende sigue perteneciendo al pueblo.

¿Sirvió todo esto? Claro que sí. Al verse acorralado en Guayaquil (pues los manifestantes se habían tomado la ciudad de Quito, capital y sede del Gobierno ecuatoriano), el presidente Lenín Moreno no tuvo otra opción que derogar el decreto y así retornar todo a la normalidad.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

¡Te están velando, Colombia!

Ahora bien, para nadie es un secreto que esta escena tendría muy pocas opciones de vivirse en nuestro país. Somos un país acostumbrado a la ley del más mínimo esfuerzo y, por ejemplo, en un caso similar, simplemente nos indignamos unas horas, le “echamos la madre” al Gobierno en redes sociales y después revisamos si el sueldo aún nos alcanza para costear el incremento. Sí es así, seguimos nuestras vidas como si nada, después de todo, ¿qué son cien pesos más para la gasolina que tanto necesitamos?

En Colombia la gente se indigna mucho, pero pelea poco. Aquí son muy pocos los que salen a las calles a exigir el respeto por la dignidad humana, y no es solo por falta de compromiso sino por miedo a participar de algo tan simple como una marcha. “Mariguaneros”, “Izquierdosos de mier**”, son algunos de los improperios con los que tildan a los que tratan de mejorar este mal (¿o bien?) llamado ‘platanal’.

Sin embargo, dentro de los grupos que salen a marchar tampoco es que exista mucha unidad. En este país cada uno lucha por los suyo. Tal vez salgan miles, pero esos miles no salen por un mismo fin, aunque pareciese que sí. Yo salgo por mí y solo por mí con una fachada muy buen actuada que hace pensar que salgo por los demás; por mis hermanos; por mis compatriotas.

Pero cuando me solucionan a mí, me voy y sigo con mi vida. Vea usted cómo se las arregla. Yo ya logré mi cometido. Mi familia me espera y aparece la excusa de siempre: “era claro que con esto no se iba a cambiar el país”.

Por eso estamos como estamos: hay más presupuesto para la defensa (¿defensa de qué?) que, para la educación, tenemos uno de los peores sistemas de salud de la región, una deuda externa por las nubes, menores salarios; más impuestos, y una paupérrima empleabilidad.

Es que, en pocas palabras los colombianos no vivimos, sobrevivimos, en un país en que el Gobierno de turno prometió alejarnos de la realidad venezolana, pero que, en vez de dar reversa, está metiendo a fondo el acelerador.

Nota: Espero que con la noticia de que Duque quiere convertir Colpensiones en un fondo privado despertemos un poco. ¿Nos vamos a dejar robar lo poco “bueno” que aún tenemos? ¿Vamos a permitir que hagan con nuestras pensiones lo que se les dé la gana? ¿Vamos a seguir trabajando por algo que tal vez ni podremos ver?

¡Despierta, Colombia, porque desde hace mucho te están velando!

Recuerda seguir todo nuestro contenido en Google News

Christopher Ramírez - Colombia.com