Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Procuraduría General presume que Enrique Vives se ha estado "haciendo el dormido"

Las permanentes dilaciones a las audiencias en las que se buscaba formular cargos contra Enrique Vives por el atropellamiento y muerte de 6 jóvenes en Santa Marta, se deben a que al parecer, y según la Procuraduría, el imputado se estaba “haciendo el dormido”.

Actualización
Enrique Vives es un empresario y ha incursionado en la política del departamento de Magdalena. Foto: Twitter @Snufflebottoms1
Enrique Vives es un empresario y ha incursionado en la política del departamento de Magdalena. Foto: Twitter @Snufflebottoms1

Las permanentes dilaciones a las audiencias en las que se buscaba formular cargos contra Enrique Vives por el atropellamiento y muerte de 6 jóvenes en Santa Marta, se deben a que al parecer, y según la Procuraduría, el imputado se estaba “haciendo el dormido”.

El caso de los jóvenes arrollados por la camioneta que conducía Enrique Vives y que acabó con la vida de 6 de ellos no deja de causar dolor e indignación, pues no es el dolor de varias familias, sino que hay que agregarle ingredientes en los que parece que la tragedia de estas personas no significara nada para el empresario samario y su defensa.

Ayer, viernes 17 de septiembre, la Fiscalía General de la Nación le imputó cargos de homicidio culposo a Vives Caballero, quien tuvo que comparecer en la clínica de reposo en la que se encuentra, debido, según él y sus abogados, a la grave afectación psicológica originada por el hecho.

El proceso se ha dilatado porque en varias ocasiones la defensa de Vives ha manifestado que él se mantiene sedado y en una ocasión se durmió, razón por la cual no se ha podido avanzar con el mismo, sin embargo, la Fiscalía decidió no darle más largas al asunto y consideró que el imputado sí se encuentra en condiciones de ser parte de las audiencias.

El empresario, perteneciente a una de las familias más reconocidas y poderosas del departamento de Magdalena no aceptó el cargo por homicidio culposo y antes había manifestado que no se encontraba ebrio en el momento del fatal accidente, sino que apenas había tomado un par de cervezas.

El hombre de 40 años pidió disculpas a las familias de los jóvenes fallecidos y afirmó sentirse muy mal por el asunto, también dijo que no ha querido huir de la justicia y que el shock producido por el incidente le ha obligado a recibir tratamiento psiquiátrica en una clínica.

La Procuraduría General de la Nación intervino en el caso y en un informe revela una conversación entre Enrique Vives y el personal médico de la institución en la que se encuentra recluido, en ella se constata que el empresario se encontraba bien, incluso la revisión médica lo avalaba, pero momentos antes de una audiencia se aseguró que se encontraba dormido.

El ente investigador considera que el imputado se “hizo el dormido” para dilatar las audiencias y la procuradora del caso escuchó una conversación que demostraría que Vives Caballero se encontraba en condiciones de asistir a las audiencias, lo cual representaría la práctica y adopción de “piruetas” del empresario y su defensa.

En la conversación escuchada por la procuradora, el personal médico pregunta a Vives si tiene sueño y él dice que no, se evidencia que su condición neurológica se encuentra bien y minutos previos a una audiencia, un policía aparece afirmando que el empresario se encuentra dormido y no puede asistir porque le han puesto medicamentos.

Artículos Relacionados

+ Artículos