Actualización: Mar, 04 / Dic / 2018 12:11 pm
Colombia.com Bogotá Mar, 04 / Dic / 2018 11:20 am

Relator de la ONU, entre la realidad y un optimismo diplomático 

Las Naciones Unidas saben que la situación de los defensores de DDHH en Colombia "es horrible", pero…

Relator de la ONU, entre la realidad y un optimismo diplomático 
El relator de la ONU Michel Forst, presenta un critico informe al Presidente Iván Duque sobre DDHH en Colombia. Foto: @IvanDuque

Tras la visita del relator especial de la ONU a Colombia, Michel Forst, este entregó su concepto en la ciudad de Bogotá. Fue enfático en decir que la situación de los defensores de derechos humanos en el país "es horrible" y que observa que "hay una ambición por parte del Gobierno" para mejorarla.

En lo que se puede considerar como una postura demasiado tibia y diplomática, frente a la misma realidad como el mismo lo plantea y la evalúa en cuanto a las personas que se dedican a defender los derechos humanos y líderes sociales

"A pesar de esta horrible situación de los defensores de derechos humanos, siento que hay una ambición por parte de este Gobierno, una voluntad política, de mejorar su situación", dijo Forst en una rueda de prensa tras reunirse con el presidente Iván Duque.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

Frente a eso mismo y comprometido en dicha reunión con el mandatario colombiano, se puede evaluar  como positivo, el que apenas sea reconocida la grave problemática, sin embargo no aparece una declaración contundente ni mucho menos una estrategia o aporte para que pare el exterminio sistemático que siguen sufriendo los DDHH y líderes sociales en Colombia. 

Forst realizó una travesía por el país durante 14 días en una visita en la que conoció de primera mano la situación de los defensores en donde apenas mencionó que el Gobierno tiene que ir más allá "del compromiso formal", razón por la que espera volver al país "en los próximos meses para monitorear junto con el actual Gobierno el nivel de implementación de algunas de las recomendaciones que ha hecho".

Igualmente, afirmó que durante este casi medio mes ha visto "en las reuniones con los defensores" el miedo que siente, lo que le ha "horrorizado y consternado".

Pareciera que se Forst ha quedado muy afectado ante la magnitud que ha percibido en las personas que viven con esta situación a diario. Y sus palabras reflejan una gran impotencia ante lo que pueda llegar a realizar en su cargo y lo que representa. Por esto mismo ante su compromiso diplomático con un Estado incapaz y que no quiere hacer nada por las personas amenazadas.

Bajo esta situación, ha querido capturar en el informe que se publicará este miércoles "la voz de los defensores", así como la forma "como ellos se preocupan frente al Gobierno y la comunidad internacional" acerca de "la gravedad de los ataques que enfrentan y el hecho de que queden indefensos".

Por otra parte, el funcionario dijo que hace diez años ningún relator de la ONU era invitado a Colombia, lo que considera que era una señal de que "algo no funcionaba bien en términos" de su mandato. Pero olvidó o desconoce que durante el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez fue el periodo donde hubo una mayor cantidad de situaciones y atropellos a los derechos humanos.

Ante eso no debió destacar la supuesta buena voluntad del Gobierno de Duque de invitarlo y recibirle en la Casa de Nariño, al final con semejante balance en cuanto a derechos humanos y la poca efectividad para por lo menos brindar una mínima protección.

Frente a esto, comentó que el informe contiene elementos para que el Gobierno pueda "decidir sobre una nueva política ambiciosa para la situación de los defensores y también para la prevención de los riesgos que enfrentan en tantas partes del país".

Algo que en la práctica no se va a llevar a cabo, ni se tendrá en cuenta según lo consecuente que ha sido Duque y su gobierno, aún más de parte del Centro Democrático en cabeza de su máximo líder.

Por último, el relator explicó que durante su visita ha escuchado alegatos "concretos que vienen de organizaciones locales" acerca de que varias compañías internacionales "pueden haber estado involucradas directa o indirectamente" en los ataques contra defensores.

Por eso, Forst invitó a esas compañías para que dialoguen acerca de las denuncias puesto que lo considera "bastante preocupante", especialmente "de las industrias extractivas". Estio en lugar de hacer un pedido a los organismos investigativos como la Fiscalía general.

A dichas empresas les enviará "cartas de alegato" que tienen un margen de dos meses para responder, si bien su respuesta la publicará con el Estado colombiano. Lo que significa que en un alto porcentaje de posibilidades, nos quedaremos esperando dicha publicación por parte de este gobierno.

ONU horrorizada sobre derechos humanos en Colombia:

Llega relator de ONU a Colombia para revisar situación de activistas:

 

Redacción Actualidad - Colombia.com