Por: Christopher Ramírez • Colombia.com

Álvaro Uribe: ¿Qué implicaciones tendrá la detención del expresidente para la política colombiana?

Lorena Morales, polítologa de la Universidad del Rosario, conversó con Colombia.com y explicó las consecuencias de la decisión tomada contra Álvaro Uribe.

Actualización
Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia (2002-2010). Foto: EFE
Álvaro Uribe Vélez, presidente de Colombia (2002-2010). Foto: EFE

Lorena Morales, polítologa de la Universidad del Rosario, conversó con Colombia.com y explicó las consecuencias de la decisión tomada contra Álvaro Uribe.

La detención domiciliaria establecida por la Corte Suprema de Justicia en contra del expresidente Álvaro Uribe Vélez, en el marco de la investigación que existe en su contra por supuesto fraude procesal, durante el caso de presuntos nexos de Uribe con el paramilitarismo, deja algunos cuestionamientos para los colombianos.

Para nadie es un secreto que Uribe, como exprimer mandatario y actual senador, es una de las máximas figuras de la política colombiana contemporánea, y el hecho de que lo priven de la libertad en medio de un proceso judicial tendrá grandes incidencias en el desarrollo del ejercicio político en el país.

Por esto, en Colombia.com hablamos con Lorena Morales, Politóloga de la Universidad del Rosario con énfasis en gerencia de lo público, quien nos comentó desde un punto de vista neutral y de experiencia, cuáles podrían ser las consecuencias de la detención de Álvaro Uribe, tanto al interior del Congreso de la República como de su partido el Centro Democrático.

Pregunta: ¿Qué significa para la política colombiana la detención domiciliaria que la Corte Suprema de Justicia ha decidido en contra de Uribe?

Respuesta: Aquí hay varios factores, y hay que ser muy cuidadosos y muy detallados al analizarlos. Vamos por sectores: Primero, por el nicho más cercano a Uribe, que es evidentemente su partido político. El Centro Democrático es un partido excesivamente personalista, entonces hay que observar si el partido puede continuar pese a no tener a su líder o su cabeza clara que es Uribe. Entonces, hay que dejar que el tiempo nos dé esa respuesta. ¿Cómo va a reaccionar el Centro Democrático? ¿Quién va a tomar ese liderazgo?

Vamos con el otro extremo: con la izquierda. ¿Significa esto un espaldarazo a la izquierda colombiana? No, no significa eso. Si llegamos a politizar esto, se dañaría toda la lógica de este proceso.

Se supone que la justicia precisamente es mirar que no hay figuras que son intocables, que existe un control real de poderes en Colombia y que realmente la rama judicial está ejerciendo su rol y que ejerce su labor sin distinción alguna. Entonces, esos serían los impactos políticos.

P: ¿Y qué pasa con la curul de Uribe?

R: Claramente Uribe ya no puede seguir ejerciendo como senador, como fue el caso de Aníbal Gaviria, como gobernador (de Antioquia). Por este momento habría que mirar quién va a quedar en su curul.

En este caso, y en este instante. precisamente él podría tomar esa decisión (abandonar su curul). Si la Corte le pide que pare sus funciones, lo puede hacer. Otra opción es que él mismo decía poner una licencia, es decir, concentrarse simplemente en su defensa, o la otra opción es que él decida renunciar. 

Si él decide renunciar, subiría la persona que no entró al Senado en 2018, pero que sigue en la lista (del Centro Democrático). Eso en cuanto a la curul.

P: En caso de que el expresidente sea declarado culpable en un futuro, ¿quién podría reemplazar su figura dentro del uribismo en el Congreso?

R: Si la Corte falla y lo hallan culpable, evidentemente él quedaría inhabilitado para ejercer como senador, porque eso ésta desde la Constitución: las inhabilidades de los funcionarios públicos. Entonces en este caso hablaríamos que hay que analizar mucho quién podría ser el que tome las riendas. Paloma Valencia es alguien que siempre ha tenido una voz fuerte en el partido, y es una de las que más defiende a Uribe.

Sin embargo, la respuesta correcta es que no hay. En este instante no hay alguien que llene como tal todo ese espectro del uribismo. No lo hay. Evidentemente está Paloma Valencia, pero Paloma Valencia tiene unos sectores dentro del mismo uribismo que no se la van con ella. Por esto, que yo diga como politóloga: “éste es el sucesor de Uribe”, no lo puedo decir en este instante y creo que nadie podría decirlo.

P: En cuanto a la defensa que hizo el presidente Iván Duque de su ‘mentor’, ¿no se puede considerar esto como una extralimitación de sus poderes en el Gobierno?

R: Aquí habría que entrar a mirar las inhabilidades y las incompatibilidades de los servidores públicos. Pero digamos que a un servidor público le es permitido dar su opinión sobre ciertos temas. Eso es lícito, excepto cuando el caso como tal lo afecta a él y a alguien en su cuarto grado de consanguinidad; ahí entran otras lógicas bastante particulares. 

Pero en este caso en específico, este servidor público, es decir, el Presidente de la República, puede dar su opinión sobre el tema, en tanto que esa opinión no venga acompañada de una serie de acciones, que de una forma u otra presionen la decisión del tercero, es decir, de la rama judicial. Él puede tener su opinión como la tiene en este momento Gustavo Petro, como la tiene Claudia López, o como la tienen diferentes senadores del partido Centro Demócratico. Ellos pueden tener una opinión clara sobre este tema, pero lo que no pueden hacer es movilizar los recursos que tengan disponibles para ejercer algún tipo de presión sobre la decisión. Eso sería causal de algún tipo de penalidad sobre ellos.

P: Finalmente, ¿existe un choque de egos entre el Gobierno nacional, como rama ejecutiva, y la Corte Suprema, en la rama judicial?

R: El choque de egos siempre va a estar, eso es lógico. Ahora, en Colombia en los últimos años, eso sí es evidente, que en la rama judicial en específico, el organismo de la Corte Constitucional, está tomando funciones y atribuciones que no le competen directamente, y vemos que el equilibrio puede estar tambaleando un 'poquito' ahí. La Corte está tomando más poder o incluso está extralimitando sus funciones. Hablo de casos, como el que la Corte dicta leyes a través de emitir una sentencia y permite cosas que incluso no estaban en la Constitución. Entonces ahí comienza como un desbalance en el equilibrio de poderes. 

Sin embargo, en este caso específico, no creo que la Corte Suprema se haya extralimitado. Aquí la Corte, en medio de todo, actuó en los límites de sus funciones, como máximo tribunal de casación (conciliación) en estos temas.