El Mohan

EL TERROR DE LA OSCURIDAD

Existen palacios subterráneos, profundidades acuáticas y oscuras cuevas que ocupan un espacio misterioso, pero al que muchos jamás han ido, y la verdad es que casi nadie quisiera tener el honor de visitarlos porque allí podrían toparse con un ser de horror.

En el actual territorio del departamento del Tolima vivía un hombre de leyenda, un hombre de cabello muy largo y la cara tornada por el sol también conocido como El Poira o Mohán.

El Mohan

Se dice que este era un hechicero que conocía el poder de las plantas y compartía su sabiduría con los demás, ayudaba a encontrar alivio a las almas afligidas, pero también gustaba de las mujeres, fumaba tabaco todo el tiempo y sus ojos eran rojos y provocaban el miedo en todos.

Cuando llegó la invasión española, el Mohán, adolorido por todos los vejámenes y la destrucción que los recién llegados habían hecho a la población de indígenas decidió retirarse y esconderse sigiloso en los rincones más oscuros de la geografía, unos dicen que se sumerge en los ríos y otros que se esconde en las cuevas que nadie quisiera visitar en la noche.

El Mohán no solo perseguía en un principio a expedicionarios españoles para hacerles pagar sus crímenes, sino que se escondía en los ríos esperando a que aparecieran muchachas lindas para cortejarlas y luego raptarlas, nunca se supo de la suerte de las mujeres que habían ido al río a lavar la ropa, se afirma que sus restos aparecen a veces en las orillas.

El Mohan

Aunque muchos temen a este ser, otros afirman que nostálgico navega por los ríos tocando un instrumento de cuerda y cantando tristes tonadas, el paso de los siglos no eliminó esta historia sino que la catapultó hacia el futuro, pescadores rezan al cielo para no encontrarse en medio del río con este hombre de aspecto bestial.

El Mohán cambia de apariencia para ir a los pueblos a comprar aguardiente y tabaco, se dice que con esa apariencia también engatusa mujeres, pero es sobre su balsa o nadando en el río como el mejor de los escualos que causa mucho terror en la población, las esposas de los pescadores no quieren dejarlos ir a sus faenas y las madres no quieren que sus hijas jóvenes se acerquen al agua.

El Mohan

Este ser goza de fama de brujo de las aguas porque puede crear intempestivamente olas que voltean las chalupas haciendo ahogar a sus barqueros y pasajeros, también ejerce gran poder sobre la misma pesca porque logra que existan o no subiendas y si lo quiere, hace que las redes de los pescadores se enreden o sencillamente, que salgan del agua sin un solo pez.

El Mohán o Poira es la madre de las leyendas en la mitología tolimense, es parte de la tradición oral que por siglos se mantiene como testiga de una raza formada con origen y temple indígena, una raza que tiene como escenario de vida a una naturaleza rica y hermosa pero que también puede ser terrorífica, especialmente si el Mohán la toma como su horrorosa guarida.