Actualización: Vie, 16 / Nov / 2018 7:21 pm
Colombia.com Bogotá Vie, 16 / Nov / 2018 6:16 pm

[VIDEO] ¿Qué es de la vida de Willington Ortiz?

El exjugador tumaqueño es recordado como una de las grandes figuras del fútbol colombiano en los años 70 y 80. Colombia.com te cuenta qué hace hoy en día el ‘viejo Willy’.

[VIDEO] ¿Qué es de la vida de Willington Ortiz?
Willington Ortiz con Millonarios. Foto: AFP

Aquellos que pudieron apreciar la época dorada del fútbol colombiano en los años 70 se preguntarán ¿qué ha pasado con algunas de las figuras de ese 11 que los hacía vibrar?

Bien, pues uno de ellos es Willington Ortiz, un jugador que es y siempre será recordado como uno de los mejores futbolistas que ha dado este país.

Foto: Página oficial CONMEBOL

Con 66 años sigue siendo una persona con gran carisma y empatía que después de dejar las canchas de fútbol, se ha dedicado a su escuela de formación Willington Ortiz F.C y su restaurante ‘El Rincón del Viejo Willy’ en el barrio Prado Veraniego en la ciudad de Bogotá.

Para cualquier persona que desee una buena comida tumaqueña y conocer la gran historia de este exfutbolista, su restaurante es la mejor opción, es normal verlo comiendo junto a sus clientes y tomándose fotos con los aficionados a este gran deporte.

Su especialidad son los platos de comida típica de Tumaco, y algo que lo hace tan especial es que el mismo Ortiz llevó al chef que trabaja para él, a vivir una experiencia en su pueblo natal para que pudiera entender la importancia que tiene la tradición en cada plato que prepara.

Fútbol y comida ¿qué mejor combinación para tener un agradable almuerzo?, además, puedes compartir un mismo lugar con una de las leyendas del balompié colombiano.

Han pasado 30 años desde su retiro oficial y hoy queremos recordar algunos de los momentos más importantes en su vida.

El ‘viejo Willy’ fue un apodo que le puso el periodista como Perdomo Che, cuando apenas tenía 19 años.

Sus comienzos se dieron en Tumaco cuando jugaba en la calle Vargas, un niño que disfrutaba pasar sus tardes jugando a la pelota cerca al mar.

Decidido a ser jugador profesional, salió de su pueblo natal para la ciudad de Girardot, al equipo Juventud Girardot, club que jugaba un torneo de segunda categoría y que en ese entonces no tenía la opción de ascender a la primera división.

Pronto un dirigente llamado Tiberio Uribe, quien era conocido por algunos dirigentes de América de Cali, fue la persona que lo recomendó para ir a jugar al equipo vallecaucano, allí le cerraron las puertas por su baja estatura y contextura física delgada.

Ortiz siguió insistiendo durante los años 70 y Jaime Arroyave, entrenador de las divisiones inferiores de Millonarios lo vio jugando un cuadrangular en Nariño. El equipo bogotano fue a participar de dicho torneo junto a Buenaventura, Cali, y Tumaco.

Foto: AFP

Jaime ya estaba advertido de dos posibles figuras que podía fichar en su visita, uno de ellos era Eladio Vásquez y claramente el ‘viejo Willy’. El entonces DT de las inferiores de Millonarios no lo pensó dos veces y los invitó a la capital.

Ortiz se sorprendió, pues ya había sido rechazado en equipos como América, Quindío y Pereira. Él recuerda con gran cariño a los ‘albiazules’, pues en 1971 logró su sueño de debutar como jugador profesional en el equipo embajador.

Nueve años jugó para los azules donde consiguió dos títulos en el torneo local: en 1972 y 1978.

Después de su gran presentación en 1972 fue convocado por la Selección Colombia para los Olímpicos de Múnich ese mismo año.

Foto: Futbolete

Uno de los momentos más memorables para Willington, es sin duda los dos goles que le anotó a River Plate en la Copa Libertadores de 1981.

El equipo argentino contaba con 8 jugadores que venían de ser campeones de la Copa Mundo en 1978 y Ortiz marcó en Cali el 1-0 final y en el Monumental el 2-1 definitivo.

En el año 2000 ‘Willy’ fue elegido el mejor jugador colombiano del Siglo XX por la Federación Internación de Fútbol y Estadísticas. Además, ocupó el lugar número 17 como mejor jugador de Sudamérica por la misma institución.

Era un jugador desequilibrante gracias a sus gambetas y gran velocidad con la pelota en los pies. Una de las cosas que no pudo lograr fue jugar un Mundial de fútbol, hecho triste para Colombia, pues seguro hubiera sido uno de los mejores.

Sergio Gil - Colombia.com