Por: Alexandra Méndez • Colombia.com

¿Puedo darle acetaminofén a mi perro para el dolor? Esto dicen los expertos

Un suministro inadecuado de acetaminofén a un canino puede causarle graves problemas de salud.

¡No meta la pata! Conozca qué tan seguro es el acetaminofén para los perros. Foto: Shutterstock
¡No meta la pata! Conozca qué tan seguro es el acetaminofén para los perros. Foto: Shutterstock

Un suministro inadecuado de acetaminofén a un canino puede causarle graves problemas de salud.

Los perros se han convertido en miembros fundamentales de un gran número de familias, por esto, verlos sanos y felices es una prioridad. Cuando enferman, siempre queremos encontrar soluciones inmediatas, una de estas es el suministro de medicamentos; sin embargo, debemos tener claro que los fármacos para nuestros peludos no son los mismos que los de los humanos. 

Si alguna vez te has preguntado qué tan seguro es darle a tu canino medicamentos de venta libre como el acetaminofén o el ibuprofeno para aliviar un dolor o el malestar general, a continuación te compartimos la respuesta de los especialistas en el tema. 

La web especializada en veterinaria y cuidado animal Vetpoint asegura que aunque el acetaminofén es un analgésico y antipirético, lo que significa que se utiliza para aliviar dolores, molestias leves y fiebre, su suministro a mascotas puede ser muy perjudicial. 

La recomendación de los especialistas es acudir al veterinario en caso de que tu mascota presente algún malestar, dolor o incomodidad, ya que puede ser producto de una enfermedad o de un virus que requiere tratamiento especializado.

Cabe destacar que podrás brindarle a tu mascota medicamentos como el acetaminofén solo en caso de que tu veterinario de confianza lo recomiende, este será el encargado de dirigirte sobre la dosis adecuada. “Es esencial que sigas las instrucciones exactas del veterinario, de lo contrario tu perro puede sufrir daño hepático y toxicidad”, explican los especialistas. 

Los perros tienen un nivel de tolerancia a los medicamentos diferente al de los seres humanos, por lo que la dosis debe ser muy inferior. La mayoría de profesionales en veterinaria señalan que los perros no deben ingerir más de 15 miligramos por kilo de peso de acetaminofén. Una dosis más alta puede ser letal. 

Los síntomas de intoxicación en mascotas por sobredosis de acetaminofén son: salivacion excesiva, náuseas, vómitos, astenia, anorexia, pérdida del apetito, apatía, depresión, dolor abdominal y dificultad para respirar. 

Si tu mascota presenta varios de estos síntomas, debes acudir de inmediato al veterinario, ya que podría estar sufriendo un choque tóxico. Cuando este fármaco se administra en la dosis incorrecta en perros causa daño hepático severo, seguido de hemólisis o destrucción de glóbulos rojos. Esto puede generar ictericia o coloración amarillenta de las membranas mucosas y la piel del animal.