Por: Karen Benavides • Colombia.com

Perro muere ahogado durante un vuelo de Tolú a Medellín

Indignación por muerte de un perro durante un vuelo de la aerolínea Satena, tras haber sido víctima de un aparente caso de negligencia por una de las azafatas.

Otra mascota muere durante un vuelo por posible negligencia de la aerolínea. Foto: Instagram @lagateria
Otra mascota muere durante un vuelo por posible negligencia de la aerolínea. Foto: Instagram @lagateria

Indignación por muerte de un perro durante un vuelo de la aerolínea Satena, tras haber sido víctima de un aparente caso de negligencia por una de las azafatas.

El ojo de la opinión pública ha estado puesto desde hace algún tiempo en el manejo que le dan a la movilización de mascotas las aerolíneas y diferentes compañías de transporte, luego de que se conocieran diferentes hechos en los que animales han fallecido por condiciones inaceptables en las que son trasladados.

Precisamente, recientemente se conoció un nuevo caso de un perro que murió durante un vuelo de la aerolínea Satena, que tenía ruta desde Tolú a Medellín, por aparente negligencia por parte de una de las empleadas. Se trata de Kenzo, un canino que tuvo un ataque de pánico en el trayecto y se ahogó al no recibió la atención que requería, al parecer porque una de las azafatas no permitió que sacara la cabeza del guacal ni que su dueña lo alzara en las piernas para calmarlo.

Tal como la manifestó Margarita Betancourt, una de las dueñas de Kenzo, en entrevista con Caracol Radio, el perro estaba desesperado en el vuelo, motivo por el cual no paraba de llorar; no obstante, a pesar de observar el sufrimiento del animal, una azafata le prohibió poner el guacal en sus piernas, aunque lo intentaron en repetidas ocasiones para controlar su ataque de pánico.

Tiempo después notaron que el animal dejó de llorar poco a poco y, desafortunadamente, cuando el avión estaba en proceso de aterrizaje pudieron comprobar que en realidad había dejado de respirar; y es que, aunque intentaron reanimarlo en repetidas ocasiones, los esfuerzos fueron en vano pues no pudieron salvarlo.

No obstante, lo que despertó aún más la indignación de sus propietarios fue que, luego del fallecimiento del canino, se encontraban reclamando las maletas y se acercó una funcionaria preguntando qué fue lo que sucedió y manifestando que enviarían el reporte a servicio al cliente, como si se tratara de cualquier objeto.

Es precisamente por esta razón que Margarita realiza una denuncia pública para que hechos como estos no se sigan presentando, y las aerolíneas modifiquen sus políticas para que los animales reciban la atención que necesitan, tal como sucede con los seres humanos, pues son seres vivos que tienen la misma importancia y no es la primera situación de este tipo que se presenta.

Por su parte, la aerolínea Satena emitió un comunicado lamentando lo que había sucedido y entendiendo el sufrimiento de esta familia, aunque asegura que se cumplió con todos los protocolos y condiciones necesarias para que el animal viajara en la cabina, como la temperatura y los niveles de oxígeno adecuados.

Artículos Relacionados

+ Artículos