Por: Karen Benavides • Colombia.com

Sacerdote recoge perros callejeros y los lleva a las misas para que sean adoptados

Una historia de un corazón noble ha logrado conmover a muchas personas; se trata de un sacerdote lleva a misa a perros callejeros para que sean adoptados por las personas que allí asisten.

Perritos asisten a misa a la espera de ser adoptados. Foto: Instagram @padrejoaopaulo
Perritos asisten a misa a la espera de ser adoptados. Foto: Instagram @padrejoaopaulo

Una historia de un corazón noble ha logrado conmover a muchas personas; se trata de un sacerdote lleva a misa a perros callejeros para que sean adoptados por las personas que allí asisten.

A diario se conocen una gran cantidad de historias de maltrato animal que demuestran el sufrimiento de estos nobles seres y la falta de consciencia, empatía y respeto del ser humano por la vida de otras especies; además, también es común encontrar todo tipo de contenidos que dan muestra del aumento de casos de abandono de mascotas en Colombia y otros lugares del mundo.

No obstante, no todos son finales tristes o historias desgarradoras que logran romper por completo el corazón, en algunas ocasiones aparece uno que otro héroe que nos demuestra que todavía existen personas buenas y sensibles, como lo demuestra este sacerdote brasileño, dispuesto a velar por el bienestar de los animales, especialmente de los perros.

Se trata de Joao Paulo Araujo, un párroco de la iglesia Sant’Ana en Gravatá, Brasil que desde hace mucho tiempo se ha encargado de rescatar perros de la calle y llevarlos a sus misas como un feligrés más, con el fin de que sean adoptados por las personas que allí asisten y puedan recibir todo el amor que se merecen.

“Proteger animales callejeros no es políticamente correcto, es evangélicamente cristiano, es conscientemente solidario, es sensiblemente humano” es una de las reflexiones con las que acompaña una de las tantas fotos y los videos que publica en sus redes sociales, donde comparte las historias de los animales que rescata de las calles.

Este párroco ya es famoso en su país, pues una gran cantidad de medios locales se han encargado de resaltar su gran labor, la misma que también ha comenzado a conocerse en otros lugares del mundo, donde también son muy valoradas sus acciones que buscan proteger a los seres más indefensos, como lo son estos canes que han sido abandonados y que muchas veces se encuentran heridos.

De hecho, Araujo ha comentado en diferentes entrevistas que llevar a los perros a las misas no es lo único que hace, pues posee un comedor para perros que funciona los 7 días de la semana y acoge en su hogar a muchos de los perros que recoge para sanarles las heridas y luego buscar una familia que les pueda brindar amor; aunque ya se ha quedado algunos de ellos.

Además, tampoco trabaja solo, pues este sacerdote afirma que cuenta con el apoyo de muchos voluntarios que ayudan con el cuidado de los animales, lo apoyan en la búsqueda de una casa para cada uno de ellos y hasta se llevan algunos de los canes para sus hogares.

Y es que como el mismo padre Joao dice, todos los seres en esta tierra tenemos los mismos derechos, incluidos los perros callejeros, por lo pueden asistir a su parroquia y a sus misas como lo hace cualquier ser humano. “Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección, porque esta casa es de Dios y ellos son de Dios”, comenta en su cuenta de Facebook.

Artículos Relacionados

+ Artículos